El agua "hirvió" en el Puente Romano


La tormenta de la tarde del viernes hizo que el agua se almacenara en la junta de dilatación y que a las pocas horas hirviera por las altas temperaturas del sábado

El teniente de alcalde de Seguridad, Emilio Aumente, ha explicado lo que ocurrió en la mañana del pasado sábado cuando se levantó un par de hileras de losas en el Puente Romano. Este hecho se interpretó rápidamente como consecuencia de una excesiva dilatación de materiales debido a las altas temperaturas que se sufrieron dicho día en Córdoba.

Arreglos en el Puente Romano por los desperfectos provocados por el calor.
Arreglos en el Puente Romano por los desperfectos provocados por el calor. /Foto: LVC

En cambio, lo ocurrido es muy distinto. Aumente ha informado de que la tromba de lluvia que cayó en la capital a última hora de la tarde del viernes hizo que se llenara de agua el espacio existente en la junta de dilatación del Puente Romano. En la mañana del día siguiente, concretamente a las 11:00, se habían alcanzado 43 grados en aquel lugar a pleno sol, lo que hizo que el agua, que no se había evacuado ni evaporado comenzara a hervir. Esto causó también el ruido bajo el pavimento que advirtieron algunos peatones. La alta temperatura que alcanzaron las losas causó que los bomberos tuvieran que usar gruesos guantes para retirarlas.
La rápida intervención de la Policía Local y de los bomberos hizo que se saneara la zona afectada por el levantamiento y que la misma se cubriera con arena hasta buscar una solución definitiva. La interpretación más lógica fue la de la dilatación, pero Aumente ha señalado que una vez analizado lo ocurrido con detenimiento se ha llegado a la conclusión de que el agua hirvió y que esto fue lo que hizo que se levantaran las losas de granito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here