Las otras víctimas del calor en los colegios


El sindicato CGT va a denunciar las condiciones en las que el Ayuntamiento permite que los porteros de los colegios desarrollen su trabajo

La escalada en los termómetros que se está viviendo en junio, más propia del pleno verano, ha hecho que salten las alarmas en los colegios, donde el curso escolar aún no ha terminado y los alumnos sufren los rigores de un calor que les perjudica gravemente debido a que muchos centros docentes carecen de la preparación necesaria para combatir estas temperaturas. Para tapar esta deficitaria situación, reclamada por diversas formaciones políticas andaluzas, la Consejería de Educación de la Junta ha dictado de forma precipitada una serie de medidas para evitar el impacto del calor en los niños, como la justificación de las ausencias a clase o la reducción del horario en las horas centrales del día. Pero, ¿quién se acuerda de los trabajadores de los colegios que deben permanecer en los mismos aguantando temperaturas impropias de un centro de trabajo durante toda su jornada laboral?

Colegio Público San Vicente Ferrer. calor
Colegio Público San Vicente Ferrer. /Foto. LVC

Dos sindicatos, por el momento, han alzado la voz en defensa tanto de los profesores como de los porteros, que son los más directamente afectados, ya que tampoco ellos se pueden aplicar las medidas dictadas por la Junta para los alumnos. De este modo, CCOO, después de criticar la precipitación con la que la Consejería de Educación ha informado de dichas medidas, explica que las mismas “en poco o nada afectan al personal de los centros educativos, ya que mientras haya alumnos que acudan a clase, dicho personal debe permanecer en el colegio”. Además, “se está obviando a los profesores y a sus representantes legales ante un problema que afecta tanto a su salud como a sus condiciones laborales”, señalan en un comunicado.
La propuesta que realiza el secretario general de Enseñanza de CCOO Córdoba, Antonio Sánchez, es que “los centros que superen la temperatura máxima establecida por la norma deben ser temporalmente cerrados en similitud con otras situaciones provocadas por siniestros atmosféricos tales como inundaciones o nevadas, desgraciadamente cada vez más frecuentes”.
Por otra parte, el sindicato CGT ha salido en defensa de los porteros de los centros docentes. En este caso, critican a la alcaldesa, Isabel Ambrosio, por no haber salido en su defensa por ser trabajadores del Ayuntamiento. Además, también critican las condiciones en la que a diario desarrollan su trabajo: “En muchas ocasiones en espacios bajo las escaleras, o en pasillos, en habitáculos de uno por dos metros, sin ni siquiera ventanas al exterior, en los que además se encuentran en ocasiones las fotocopiadoras y multicopistas”, con el calor que desprenden.
Este sindicato ha invitado a Ambrosio a que visite los colegios para que conozca de primera mano las condiciones en que este personal municipal, como es el caso de los porteros han de desarrollar su trabajo, con un vestuario que no es el adecuado para estas temperaturas y que, además, “se tienen que limpiar su propio habitáculo porque el Ayuntamiento no tiene contratado este servicio, con la empresa municipal SADECO para la limpieza de ese espacio escolar”. Por todo esto, CGT anuncia que  van “a denunciar de nuevo esta situación al Comité de Seguridad y Salud Laboral de manera previa a la denuncia ante la Inspección de Trabajo, porque año tras año sigue sin ponerse medios para solucionar esta situación”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here