Decathlon y el independentismo radical


La marca francesa se posiciona en Cataluña claramente a favor del independentismo, rechaza el uso del español y se arriesga a perder clientes por dejar entrever que para ellos, Cataluña no es España

Decathlon ha cumplido 25 años y lo ha hecho rodeada de polémica por su postura en Cataluña con el independentismo. Y es que en su afán expansionista en esta comunidad autónoma, quizá para ganarse el favor de los gobernantes o de una parte de los catalanes ha optado por la radicalización y ha tomado clara postura a favor del independentismo hasta el punto de renunciar al uso del castellano en los últimos mupis que ha colocado en las calles. En esta publicidad se utiliza el francés, el inglés y el catalán. Increíble pero cierto, prestan más atención el público extranjero que a los castellano parlantes en cataluña que son una amplísima mayoría de los ciudadanos.
Parece que ante la avalancha de críticas y ante el temor de que esta postura tan radical pudiera pasarles factura en ventas, la marca ha optado por incluir en su publicidad también el castellano, no sin antes seguir alimentando la polémica respondiendo a los clientes que se quejaban de esta situación con el argumento de que utilizaban el idioma al que la Comunidad Autónoma daba prioridad y añadiendo que el uso del castellano en Cataluña no es obligatorio”.

decathlon
Publicidad de Decathlón que no incluye el castellano./ Foto: LVC

No obstante, este hecho no es aislado, también se caracteriza Decathlon en cataluña por sus campañas de venta de artículos para celebrar la Diada (día nacional de cataluña) pero los guiños independentistas no quedan ahí. Basta con echar un vistazo a su twitter y observamos como siguen cuentas con un claro posicionamiento anti español que incluyen afirmaciones tales como “derecho a decidir.Independencia” por ejemplo en la cuenta Cesc Narcenal o en Antisionsta en la que podemos ver como se dice sin pudor que ” Cataluña no es España”.
Además, según publica okdiario, la marca esta reestructurando su plantilla en Cataluña, sustituyendo a los cargos intermedios actuales procedentes de diferentes nacionalidades por catalanoparlantes e independentistas. Según ha podido saber el medio y cuentan los propios trabajadores, todos los jefes regionales son independentistas y quieren gente afín en los puestos deconfianza.
Sorprende cuanto menos este claro posicionamiento de la marca en Cataluña cuando la empresa, de implantación nacional, cuenta con casi 160 tiendas en España de las que sólo 26 están en Cataluña. Mucho deben haber valorado los beneficios que esta postura puede acarrearles aunque a otras empresas posicionamientos de este estilo les han pasado factura en ventas en el resto de España.