Niños y mayores, los más vulnerables frente al calor


SATSE-Córdoba, sindicato mayoritario en la Sanidad Cordobesa, asegura que el déficit de la plantilla de profesionales de Enfermería dificultará el éxito del plan contra la ola de calor

El Sindicato Profesional de la  Enfermería SATSE-Córdoba, mayoritario en la Sanidad Cordobesa, asegura que “el déficit de la plantilla de profesionales de Enfermería dificultará  el éxito del Plan contra la ola de calor, en nuestra provincia anunciado por el SAS. Según SATSE, la dotación de solo 25 Enfermeros/as de enlace para una población vulnerable de unos de 255.000 personas en nuestra provincia es absolutamente insuficiente”.
En cuanto a la población no vulnerable, es decir,  “unas 550.000 personas, serán atendidas por la Enfermería de Atención Primaria, la cual además de garantizar la atención sanitaria y cuidados habituales de cada día del año, sufrirán una carga asistencial de entre el 30% y 50%, en lo referente al número de visitas domiciliarias a las personas que son susceptibles de sufrir un golpe de calor, es decir, unas 255.000, al margen de las 550.000,  sin olvidar que durante el periodo vacacional, más del 85% de las Enfermeras/os de atención primaria no disponen de contratos para sustituirles mientras disfrutan sus vacaciones reglamentarias”. Afirma SATSE que de “las 255.000 personas vulnerables ante una ola de calor, más de 123.000 son menores de 14 años y de éstos mas de 40.000 con edad inferior a 4 años. Así mismo 140.000 son mayores de 65 años, y de éstos 65.000 con edad superior a los 75 años”.
Según un estudio al que ha tenido acceso SATSE está demostrado que las personas mayores suelen tener afectado su mecanismo termorregulador. Este hecho reduce la capacidad de sudar,  (este mecanismo ejerce de termostato del organismo y permite su refrigeración) y un deterioro de la respuesta cardiovascular al calor con respecto a personas más jóvenes. A ello hay que añadir que las personas de edad avanzada a menudo sufren patologías de base (problemas cardiacos, hipertensión, diabetes,…) que dificultan aún más esta respuesta a las temperaturas altas y que se descompensan gravemente Por  otro lado los niños también son susceptibles de sufrir los rigores del calor dada la inmadurez de su sistema de regulación térmica.
Todo ello justifica, asegura SATSE, “la necesidad de incrementar recursos para combatir con garantías, la ola de calor que previsiblemente, afirman los expertos, sufriremos próximamente. En este sentido no basta con enviar mensajes a móviles u otras cuestiones de índole virtual, pues recuerda SATSE, que las personas más vulnerables son personas mayores, de escasos recursos, que viven solos, y seguramente con dificultades para el uso de teléfonos móviles, en el caso de que dispongan de ellos; sino que es necesario un incremento de al menos 100 profesionales de Enfermería, (10 en la Zona Norte, 25 en la Zona Sur  y 65 en la Zona Centro), destinados por un lado a prevenir, orientar, evaluar, y por otro a actuar ante un golpe de calor, que pueda sufrir una persona. Solo así podremos decir que se han puesto en marcha todos los medios para combatir con garantías una ola de calor”.
En cuanto a las Urgencias Hospitalarias, “SATSE considera que es necesario reforzarlas con personal de Enfermería, pues está demostrado que ante una ola de calor, la actividad en Urgencias se incrementa en torno a un 14%. Finaliza SATSE confiando que la administración acepte su propuesta, como garantía de éxito ante la ola de calor, que previsiblemente sufriremos en nuestra provincia”.