El sombrero no, el sombrero 'cordobés'


Entre abril y mayo se incrementa la venta de este atuendo típico de Córdoba en un 85 por ciento

José Miranda es un conocido artesano del sombrero cordobés que lleva en la profesión 55 años. Fue el primero de su familia en entrar en este negocio. Comenzó de aprendiz con tan sólo 11 años y poco a poco fue dejándose cautivar por el “encanto” de este oficio. Así, lleva más de tres décadas con su sombrería en Ronda Los Tejares, 16.

sombrero
Miranda muestra cómo se debe colocar el sombrero. / Foto: LVC

Según este maestro de uno de los símbolos típicos de la ciudad de Córdoba, el sombrero cordobés “no ha evolucionado mucho, pero no se ha perdido nunca y es famoso en el mundo entero”.  Además, Miranda se muestra contundente en algo que siempre le gusta recordar; “el sombrero cordobés, es eso, cordobés y de ninguna otra localidad”.
sombrero
Miranda termina la confección de un sombrero en su taller. / Foto: LVC

El que cada vez más jóvenes se estén aficionando al mundo del caballo es para José Miranda un motivo de satisfacción, “porque eso conlleva que se haga más uso de este atuendo”. La demanda-explica el especialista- “ha ido aumentando en la última década, y, además, viene demandándose también el sombrero de panamá que es más fresquito, más informal y, a su vez, más económico, ya que está sobre los 100 euros, mientras que el sombrero clásico está sobre los 200”. Pero si hay un dato a destacar en cuanto a la demanda del sombrero cordobés, es que “entre abril y mayo se incrementa la venta de este atuendo típico de Córdoba en un 85 por ciento, según este artesano.
Diseño de Andrew Pocrid en Simof

Para José Miranda, hay dos tipos de sombreros; el de copa recta -que solía llevar Antonio Cañero, inventor del Rejoneo- y el de copa cona o cónica -propio del artista Julio Romero-. “Ambos tipos suelen llevar el ala grande, sobre 9,5 o 10 centímetros y aunque siempre se ha creído que el sombrero clásico cordobés era el negro, no es así, era el que más se usaba años atrás, justo al contrario de lo que ocurre ahora”, destaca Miranda. Hay trece colores -explica Miranda- que van desde los tonos tabaco, marrones, beig, grises, hasta el azul marino y el negro. “El tono que más se vende es el gris, sobre todo, el perla”, continúa. En cuanto a la cinta decorativa, añade que “ésta depende del color del traje”.
Este maestro del sombrero cordobés que ha cogido encargos para grandes figuras del toreo como ‘El Cordobés’ (padre), Enrique Ponce, Finito de Córdoba u Ortega Cano, incluso le llegó a regalar a la Infanta Elena una mascota para su boda, define este atuendo como “el indiscutible símbolo de la Feria de Mayo”. “En la feria, igual que los jinetes van con traje y sajones y las mujeres con vestidos de gitana haga calor o frío, el hombre debería llevar el sombrero cordobés, porque hay que ir en condiciones y todo lo que sirva para fomentar esta costumbre bienvenido sea”.
Entre los encargos más especiales y originales de los que se ha hecho cargo Miranda en los últimos tiempos, destaca una serie de sombreros lucidos por las modelos del diseñador cordobés Andrew Pocrid en la prestigiosa pasarela de SIMOF, inspirados en sus innovadores trajes de gitana y que sin duda, han servido para reivindicar el lugar que debe ocupar el sombrero cordobés en la moda flamenca cordobesa y en la fiesta a la que se vinculan, la Feria.
sombrero
La hija de Miranda coloca uno de los sombreros en el escaparate de su establecimiento situado en Rond los Tejares / Foto: LVC

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here