El Supremo reconoce el derecho a la enseñanza diferenciada


La Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del alto tribunal ha dado la razón a los nueve centros de educación diferenciada por sexo existentes en Andalucía

Lectura del Manifiesto de Escuelas Católicas de Andalucía. /Foto: LVC

El Tribunal Supremo (TS) ha fallado a favor de los nueve centros de educación diferenciada por sexo existentes en Andalucía, entre los que se encuentran los de Zalima, Torrealba y Yucatal. El TS  ha desestimado el recurso de casación interpuesto por la Junta de Andalucía contra la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA). Con la puesta en conocimiento de la sentencia se cumplen las expectativas que, entre otras instituciones, tenían los responsables de Zalima, como manifestaban, horas antes de conocerse, a La Voz de Córdoba.
Cabe recordar que la Junta de Andalucía negaba la solicitud de renovación y ampliación del concierto educativo con el centro docente privado Zalima de Córdoba, a partir del curso académico 2017-2018. La comunicación se realizaba a través de la Orden de 26 de abril y publicada en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), de 23 de mayo de 2017. Éste recogía en sus antecedentes de hecho, que la negativa obedecía a que “es público y notorio que el centro docente privado concertado viene prestando el servicio educativo de forma segregada”. Una afirmación que se amparaba en que “sólo imparte enseñanzas a alumnado femenino, no pudiendo optar las familias, que así lo deseen, a escolarizar en el centro a sus hijos varones, lo que impide la igualdad de oportunidades en el acceso a estas enseñanzas”.
Otro de los argumentos esgrimidos en el BOJA por el ente autonómico radicaba en que los datos de escolarización en las enseñanzas impartidas por el centro, desde el curso 2013-2014 hasta el presente, “constatan la matriculación exclusiva de alumnado femenino”. En consecuencia, los fundamentos de derecho de la resolución autonómica argüían aspectos relacionados con esta cuestión y se amparaban en el tenor del artículo 14 de la Constitución, que establece que “los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación”. La Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación, en la redacción dada por la Ley Orgánica 8/2013, es otra de las normativas, en idéntico sentido a la anterior, que se esgrimen. A ello hay que sumar diversas leyes más, todas en idéntica sintonía: La Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo o la 12/2007, de 26 de noviembre. Asimismo, el BOJA se acoge a la sentencia 5498/2012, de la Sección 4.ª del Tribunal Supremo, donde se “ha excluido de la posibilidad de concertación a los centros de educación diferenciada por sexos”.
Por su parte, el Supremo ha decretado que el artículo 84.3 de la LOE, en su redacción dada por la LOMCE es “plenamente conforme” con el principio de igualdad. Asimismo, la sentencia esgrime que “no se puede asociar la enseñanza separada con la discriminación por razón de sexo”. A ello se une que el TS indica que la enseñanza mixta “es un medio, no el único, de promover la eliminación de aspectos de la desigualdad por razón de sexo”. En consecuencia, el alto tribunal respalda la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de fecha 24 de septiembre de 2015, declarando el derecho de los mismos a obtener el concierto educativo.
 

1 Comentario

  1. Pues si la Junta quiere que los ciudadanos cumplan las leyes, no estaría mal que ellos también las acatatan.., lo contrario (incluso las posibles declaraciones “pataleta” de los Consejeros que se esperan mañana en la prensa) haría pensar que los gobernantes dudan del valor de nuestro sistema democrático

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here