El Ayuntamiento va a ser "muy duro" con el botellón de las Cruces


El concejal delegado de Seguridad, Emilio Aumente, ha repetido por dos veces que Ayuntamiento va a ser “muy duro” en perseguir el botellón que en los días en que se celebra el concurso de Cruces de Mayo se desarrolla en algunos puntos de la ciudad, como la Cuesta del Bailío, los barrios de Santa Marina, San Nicolás y la zona centro, a la vista del buen resultado que dio el dispositivo desplegado el pasado año por el Ayuntamiento. Según Aumente, “con las Cruces ha suficientes medios para no recurrir al botellón”.

Grupo de turistas en un patio. (mayo)
Grupo de turistas en un patio. /Foto: LVC

En la Junta Local de Seguridad celebrada para abordar el dispositivo para las tres primeras semanas de mayo -la Feria de Nuestra Señora de la Salud contará con una sesión propia- se ha informado que cada día estarán en las calles cordobesas 120 agentes del Cuerpo Nacional de Policía -diez de ellos de paisano-, así como 30 miembros de la Guardia Civil y 240 de la Policía Local para velar por la seguridad de los cordobeses y garantizar el normal desarrollo de las distintas fiestas.
Además, Aumente ha informado de que los cuatro puntos de estacionamiento de autobuses durante el Concurso de Patios serán ampliados con otros que ahora están en estudio, como Conde de Vallellano, Puerta Nueva o plaza de Colón. El objetivo es descongestionar las zonas más concurrida y repartir los visitantes por los distintos barrios de la capital.
Por su parte, el subdelegado del Gobierno, Juan José Primo Jurado, ha señalado que la Guardia Civil, además de controlar los accesos y las salidas del casco urbano realizarán 3.000 controles de alcoholemia. También, ha señalado que en fechas próximas mantendrá una reunión en la Subdelegación del Gobierno con los representantes de todas las hermandades cordobesas que realizan el camino del Rocío para coordinar su marcha por los caminos de la provincia. La primera en salir será la de la capital, el 25 de mayo, y en fechas siguientes lo harán Lucena, Cabra, Priego y Puente Genil.
 

1 Comentario

  1. Los vecinos necesitamos que sean realmente estrictos con los horarios y el ruido que generan tanto por la gente como por la música. El exceso de decibelios no sólo está causando daños irreversibles a largo plazo en los jóvenes sino que afecta psicológicamente a aquellos que ni con las ventanas cerradas pueden descansar.
    Se trata claramente de una situación tercermundista en donde ayuntamientos blandos e inoperantes admiten situaciones de abuso hacia los vecinos.
    La feria se sacó del centro hace muchos años por el ruido y molestias para los vecinos. Las cruces han evolucionado a una feria de 10 días que impide el descanso y no digan que parar la música a las 2 de la mañana es conciliar intereses. A partir de las 11 pm sólo las cruces situadas en lugares donde no haya vecindario deberían ser permitidas.
    Algún día el movimiento ciudadano decidirá denunciar a sus regidores pos su actitud pasota y pasiva en el tema del ruido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here