Jueves Santo, de respeto y de mantilla


La mantilla se convierte en la protagonista del Jueves Santo en Córdoba, recuperando de esta forma una de las tradiciones más arraigadas de la Semana Santa

Tradición, elegancia, respeto y luto son las cuatro palabras que definen a la mujer que viste de mantilla durante el Jueves Santo. Desde luego, no han sido pocas las que se han sumado a esta tradición durante la quinta jornada de la Semana Santa en Córdoba. De hecho, parece ser, que son las jóvenes las que, de nuevo, quieren impulsar una tradición que hacía años había desaparecido, al menos, en el estilo que tradicionalmente marca el ponerse la mantilla.

María Teresa León coloca una mantilla. /Foto: LVC
María Teresa León coloca una mantilla. /Foto: LVC

Y es que fueron las hermandades las que impulsaron en sus cortejos la presencia de las mujeres vestidas de mantilla. Es más, desde el Domingo de Ramos ya se pueden observar a mujeres ataviadas con esta exclusivamente religiosa prenda detrás de los pasos de misterios. Sin embargo, esto es algo erróneo, ya que según la norma, sólo está permitido llevar esta mantilla durante el Jueves Santo y Viernes Santo. En este sentido, y, dentro de lo permitido, durante esta jornada las mujeres han vuelto a ocupar los palcos de la nueva carrera oficial de luto riguroso.
Así, el paso de las hermandades del Nazareno, Caído, Cristo de Gracia, Caridad, Angustias, ha sido contemplado, en su entrada a la nueva carrera oficial, por decenas de mujeres ataviadas con esta tradicional prenda. Eso sí, todas ellas mayores de edad, como también marca la norma. Tanto la blonda, como el chantilly han sido los protagonistas. Durante esta jornada, se coloca pudiendo dejar ver el pelo y la cara. Ya el viernes, la cosa cambia, y es que el luto marca cubrir la frente de la mujer que la porta.
Además, las mujeres no han estado solas. Los hombres también han mostrado su respeto y su luto ante la inminente muerte de Jesucristo. Así, los trajes oscuros y las corbatas negras también han ocupado los palcos centrales de la carrera oficial, como, de nuevo, marca la norma cofrade, litúrgica y religiosa.
 
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here