Las piernas, la zona más afectada del cuerpo del costalero


La fisioterapeuta Dolores González explica que este año las zonas más afectadas del cuerpo del costalero se han encontrado en las piernas, sobretodo, en las rodillas

Más de un centenar de personas ha acudido ya al Centro de Atención al Costalero, puesto en marcha por el Colegio de Fisioterapeutas, en el Centro Cívico de La Corredera de la capital cordobesa. Así lo ha explicado la fisioterapeuta Dolores González que está prestando su servicio en este lugar. La misma ha aclarado que este año, como novedad, “también se abrirá el centro el Domingo de Resurrección por la tarde”, así los costaleros que salgan en hermandades como las del Resucitado, también, podrán disfrutar de este servicio.

Centro de Atención al Costalero. /Foto: LVC
Centro de Atención al Costalero. /Foto: LVC

En lo que refiere a las zonas más afectadas, González ha aclarado que, en general, “se encuentran en la espalda, sobretodo, en la zona cervical y lumbar”. Este año, además, “se están viendo bastantes problemas en las zonas inferiores, en rodillas y piernas, seguramente, por el cambio de recorridos que ha habido con el traslado de la carrera oficial, con más cuestas”, ha añadido la fisioterapeuta. También, este año se están experimentando “muchos problemas en las plantas del pie y el talón”. González cree que esto está “motivado por las altas temperaturas y lo caliente que está el suelo”.
Centro de Atención al Costalero. /Foto: LVC
Centro de Atención al Costalero. /Foto: LVC

Todo aquel que asista al Centro de Atención al Costalero será atendido por uno de los cuatro fisioterapeutas en un servicio de unos 30 minutos. Lo que más se utiliza es la terapia manual, traducida en masajes, y prevención, recomendaciones, vendaje muscular, estiramientos y se les explica al costalero la educación para la salud. “Nuestra idea es que ellos sean conscientes de que tienen que asistir al fisioterapeuta no, solamente, esta semana, sino, también, antes y después de la Semana Santa”, ha insistido González.
Es verdad que hay gente que sale casi todos los días, ésto es algo que González define como “barbaridad”. Por otro lado, los hay que salen que salen dos o tres días. Aquí, la recomendación es, según la fisioterapeuta, “que sean en días alternativos, y así tengan, al menos un día de descanso”. También, ha hecho especial hincapié en el entrenamiento y el calentamiento, “no se puede ir el día de la procesión sin haber practicado algo de deporte y no llevar el cuerpo preparado”.
La hidratación, también, es muy importante, pero cuidado, no vale cualquier tipo de bebida. Según González “hay que dejar de lado la cervecita y consumir bebidas isotónicas y agua, todo lo que no tenga ni gota de alcohol”, porque el alcohol deshidrata y con este calor no es recomendable. Si el cuello está abierto con una herida, lo mejor es no tocarse hasta que no cicatrice.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here