Mantillas de la Casa de Alba desfilan en El Carpio


La II Muestra Nacional de la Mantilla ha contado con un total de 60 piezas artesanales pertenecientes algunas de ellas al siglo XVIII

El Carpio ha acogido este fin de semana la II Muestra Nacional de la Mantilla, que ha resultado ser todo un éxito en cuanto a organización y número de visitas. La iniciativa ha sido promovida por el consistorio carpeño y la empresa Cielo y Tierra, con la colaboración de la Diputación de Córdoba.

Mantillas
Momento del acto de inauguración de la II muestra

La mantilla, que tiene su origen en el antiguo manto con el que tradicionalmente se cubría la mujer, evolucionó hasta convertirse en una elegante prenda de blonda (encaje realizado con hilo de seda), chantilly o tul y, actualmente, cuenta con gran protagonismo en la sociedad andaluza, mostrando una especial incidencia en Córdoba. De ahí, que cada vez sea más habitual ver a más mujeres luciéndola en procesiones de Semana Santa, en las corridas de toros y otros eventos castizos, además de ser prenda ceremonial de las madrinas en bautizos y bodas.
En este sentido, la muestra, que fue inaugurada por la delegada de Turismo de la institución provincial, Carmen María Gómez, tiene como finalidad poner en valor este velo artesanal, símbolo del cristianismo, el cual viene confeccionándose en esta localidad desde hace décadas.
Felipe Gutiérrez, gerente de Cielo y Tierra, promotor inicial de la muestra de la mantilla, resaltó como novedad en la exposición de mantillas de esta edición, dos piezas de la Casa de Alba, “un pico de encaje de Bruselas, datado a principios del siglo XVIII e inicios del XIX, que cedió a Carmen Tello para la boda de su hijo”, que incluso se puede identificar con varias fotografías personales de la propia duquesa, pertenecientes al año 1956. Y por otro lado, una peina “que es un joya, en cuanto a diseño, de carey original, fechada en el año 1919”.
La exposición, con un total de 60 mantillas, cuenta con un anticuario, y distintas piezas de bordado, “que hoy serían imposible de pagar, por la complejidad de las distintas técnicas de elaboración empleadas”, destacó Gutiérrez.
mantillas
Los distintos representantes y organizadores inaugurando la muestra

Por su parte, Jesús Zurita, gestor cultural de El Carpio, explicó que, “la muestra reivindica el uso de la mantilla, no solo a través del uso popular, sino también a través de la representación de la historia del arte”. Así, recordó que el Carpio, está relacionado con mujeres muy importantes de la historia del arte español, pues “el único desnudo del barroco español, que se dedica exclusivamente a la representación de la mujer como cuerpo y como figura, es la Venus del espejo de Velázquez”. En el encuentro se explicó, además, que está documentado que, una vez que Velázquez viene de Roma, el primer dueño que tiene este cuadro es el marqués de El Carpio, pasando después a la Casa de Alba.
A raíz de lo anterior, esta localidad establece una relación interesante entre la representación de la Venus de Velázquez, con aquellas de Julio Romero de Torres de a finales del siglo XIX y principios de XX, ” ya que tenemos la dicha de tener enterrada a María Teresa López, la ‘Chiquita Piconera’, probablemente el icono femenino español del siglo XX. Además, “cuando Julio Romero de Torres, ya más reciente, representa a la iconografía de la mujer desnuda, introduce el elemento de la mantilla, como también lo hicieron Zuloaga, e incluso, antes, Goya”.
 
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here