El pasillo de la polémica


Los sofás que están en el pasillo desde hace 35 años han sido retirados y los dos que quedan son de uso exclusivo de las visitas de la alcaldesa

Lo que en un principio se temía que sólo fuese un rumor al final se ha confirmado como una realidad: después de 32 años no todo el mundo puede hacer uso de los sofás que hay en el pasillo del salón de Plenos. A partir de ahora, sólo podrán sentarse “las visitas de la alcaldesa” y las demás personas deberán estar de pie o buscarse la vida en cualquier otra dependencia municipal donde tengan algo más de sensibilidad, con lo que la polémica está servida.

Pasillo del salón de Plenos en el Ayuntamiento.
Pasillo del salón de Plenos en el Ayuntamiento. /Foto: LVC

Desde que se inaugurara el Ayuntamiento en febrero de 1985 este pasillo ha mantenido una estética y una disposición que, podrá gustar o no, pero es práctica y ninguno de los gobierno municipales de todo signo político que han pasado por Capitulares ha osado alterarlo. El único cambio experimentado en todo este tiempo fue cuando se cambió la tapicería blanca, ya ajada por el tiempo, por otra en tonos burdeos con motivo de la visita de los Reyes en mayo de 2001.
En este pasillo esperan tanto quien va a ser recibido por la alcaldesa, como quien va a ser atendido en Alcaldía o en los grupos de PSOE o IU. También se sientan en estos sofás quienes esperan el inicio de alguna reunión, comisión o Pleno y, por último, también hacen uso de este espacio los periodistas para aguardar la siguiente rueda de prensa o para escribir aceleradamente la crónica de lo acontecido hasta el momento en Capitulares.
Este pasillo, el más fotografíado del Ayuntamiento, ha cambiado considerablemente en las últimas semanas. Primero desaparecieron los cuatro sofás que estaban repartidos a ambos lados. Después colocaron tres de ellos a modo de corralito junto a la puerta del despacho de la alcaldesa, que después han dejado reducidos a dos, colocados en forma de ele. En este cubículo que hace de reducida sala de espera también se ha descolgado uno de los cuatro óleos de temática religiosa -que pertenecen a la ermita de la Salud y que están en este sitio desde tiempos de Julio Anguita-, para exponer los restos del viejo pendón de Córdoba recompuestos en un patchwork contemporáneo.
Estos cambios, cuyo fin último ha sido hasta ahora uno de los secretos mejor guardado en Capitulares, no están respaldados ni por todo el gobierno municipal ni por todo el grupo socialista. Las órdenes para mover los muebles y hacer desaparecer la mitad de los sofás así como las mesas y lámparas partieron de Alcaldía y en los primeros días se escucharon críticas por parte de quien ocupa escaño en la bancada del PSOE, entre otras muchas, debido a la polémica que iba a levantar, como así ha sido.
 

1 Comentario

  1. Como la individua (en sentido estricto) consiguio la plaza ” en propiedad ” se cree con pleno derecho para hacer lo que quiera sin tener en cuenta al resto del mundo. Algun dia la veremos con cetro y corona.Y no hara mas tonterias de ese tipo por el temor que tiene de lo que digan o hagan sus dos socios (sobre todo uno de ellos.
    Mientras tanto, Cordoba cuesta abajo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here