¿Quién manda en la hostelería?


La fusión de la histórica Hostecor, en sus momentos más bajos, con la pujante Córdoba APTC el 7 de febrero fue una bocanada de aire fresco en el sector

Los sucesos acontecidos a final de la pasada semana en el seno de la patronal cordobesa de hostelería dejan al sector en una situación debilitada, ya que la fractura no se ha realizado por la base sino por la cúpula. La reunión del presidente de Hostetur, Francisco de la Torre, con el teniente de alcalde Pedro García para desbloquear la situación arrastrada desde octubre pasado en que el colectivo profesional abandonó la Mesa de Veladores fue el detonante para exteriorizar a bombo y platillo que la unidad manifestada hace cinco semanas con el nacimiento del nuevo colectivo no era tal, ni mucho menos.

Terraza con veladores. /Foto: LVC
Terraza con veladores. /Foto: LVC

La situación en la hostelería local no es fácil de entender como puede aparentar a simple vista. Si la sucesión de hechos es que De la Torre se reúne con García para limar asperezas y los directivos de Hostetur desautorizan a su presidente, y además éste anuncia que se sale del cluster empresarial Fides y la Asociación de Empresas de Viajes le secunda y también se sale, a la vez que Fides arremete en un duro comunicado contra el concejal de Turismo, hay que analizar los hechos entre líneas para comprender que el mal de fondo es mayor de lo que se puede suponer a simple vista.
La fusión de la histórica Hostecor, en sus momentos más bajos, con la pujante Córdoba APTC el pasado 7 de febrero fue una bocanada de aire fresco en un sector económico que tiene una importancia en la capital que los datos refrendan, pero que carecía de la necesaria proyección social y autoridad de interlocución. Sólo bastan dos ejemplos en los que su voz y su presencia es necesaria: Uno, la Mesa de Veladores, un problema que se extiende por toda la ciudad y que para buscar una solución con la aplicación de la ordenanza municipal es necesaria la presencia de los hosteleros; dos, el futuro Instituto Municipal de Turismo (Imtur), para cuyo consejo rector se reclama la presencia del sector.
Integrantes de Hostetur. hostelería
Integrantes de Hostetur. /Foto: LVC

Cinco semanas han bastado para volver a la casilla de salida. La división que se soldó con la creación de Hostetur no ha cicatrizado. La hostelería vuelve a estar dividida a las puertas de la temporada alta turística en la capital. En pocas fechas llegará la Semana Santa y casi sin solución de continuidad vendrán encadenados todos los festejos de mayo. Estos meses que son cruciales para el sector y para el importante número de empleos que mantiene y genera van a estar marcados por una situación anómala, pues la Administración se tentará la ropa dos veces antes de ponerse en contacto con unos o con otros.
Una vez que se ha producido la fractura en la cúpula de Hostetur hay que ver cómo queda el reparto de fuerzas en la hostelería. En estos escasos días transcurridos sólo se saben los nombres que protagonizan los dos bandos, pero se desconoce hacia qué lado se inclinará la balanza con el peso de los hosteleros de a pie, de quienes realmente sostienen el sector y que, en la mayoría de los casos, están ajenos a las intrigas que han hecho saltar por los aires la nueva asociación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here