Los vecinos de la Axerquía Norte insisten en que "el Carnaval no es un botellódromo"


Los vecinos lamentan "las calles llenas de botellas, los orines en la mayoría de las aceras e, incluso, los escalones de las casas llenas de vasos, bolsas y colillas"

El comentario con el que se han despertado este lunes los vecinos de la zona de la Axerquía Norte, que incluye los barrios de San Lorenzo, Santa Marina y San Agustín, entre otros, ha sido el mismo: la celebración del Carnaval en este barrio. Y es que, según los vecinos, de Carnaval “había más bien poco”, ya que lo que se “debería considerar una fiesta tradicional de nuestra ciudad se ha convertido en un gran botellódromo”. Precisamente, el presidente de la asociación de vecinos de San Agustín, Rafael Soto, ha explicado que “la opinión de todos los vecinos es funesta y culpan al Ayuntamiento del descontrol que se pudo vivir en la noche de este sábado en sus calles y plazas”.

Restos del Carnaval en la plaza de San Agustín. /Foto: Antonio Navarro
Restos del Carnaval en la plaza de San Agustín. /Foto: Antonio Navarro

En primer lugar, según Soto, los vecinos se han quejado de la “enorme carpa” que han situado en la plaza de San Agustín y a la que, encima, “no podía acceder todo el mundo”. Por otro lado, ha insistido en que “jamás ha habido botellón en Carnaval, aunque sí es verdad que se juntaban grupitos, de forma sana y celebraban esta tradicional fiesta, pero nunca al nivel que ha habido este año”. La queja, a parte de al Ayuntamiento, ha ido directamente a la Asociación de Agrupaciones Carnavalescas. Según el presidente de la asociación de vecinos de San Agustín, los que iban acompañando a dicha asociación “eran de juzgado de guardia”.
Lamentan, también, “las calles llenas de botellas, los orines en la mayoría de las aceras e, incluso, los escalones de las casas llenas de vasos, bolsas y colillas, por no decir más cosas que se han encontrado los vecinos”. Lo que sí ha querido dejar claro Soto es que desde el barrio no están en contra del Carnaval, “máxime cuando esta celebración tiene sus orígenes y raíces en este barrio”. Pero, lo que pudimos contemplar el sábado “no era, precisamente, Carnaval”. La gente, ha añadido el presidente, estaba “más pendiente del botellón que de las agrupaciones cantando”. De hecho, “en la calle Montero, en la que estaban situado los principales escenarios, no había casi nadie escuchando a las chirigotas y comparsas”.
En este sentido, Rafael Soto ha explicado que mandarán un escrito al Ayuntamiento de Córdoba mostrándole su negativa ante este tipo de hechos. Además, a los vecinos también les ha sorprendido que en Cruces de Mayo “bien que se sanciona a las entidades que organizan sus cruces” cuando se pasan del horario o ponen la música un poco más alta que otra; sin embargo, parece que esto en Carnaval no sucede.
 
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here