Los embajadores árabes visitan la Mezquita-Catedral

11

El ministro de Exteriores y los embajadores almorzaron en el restaurante Noor, del cocinero Paco Morales, con una estrella Michelin

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, tenía previsto aterrizar en Córdoba a media mañana, pero unas inclemencias meteorológicas impidieron que pudiera hacer en el aeropuerto cordobés a la hora prevista. Esta circunstancia hizo que se alterara el programa previsto con motivo de la reunión de los embajadores del Consejo Diplomático de Casa Árabe con motivo del décimo aniversario de esta institución.

Los embajadores árabes, en la Mezquita-Catedral.
Los embajadores árabes, en la Mezquita-Catedral. /Foto. LVC

Así, la visita de las representaciones diplomáticas de 18 países árabes acreditadas en España hicieron tiempo hasta la llegada del ministro con una visita a la Mezquita-Catedral, algo que tenían programado para la primer hora de la tarde. Prácticamente no se notó el cambio en el programa dada la cercanía de la sede de Casa Árabe. En la puerta del templo fueron recibidos por el arcediano del Cabildo Catedral, Fernando Cruz Conde, quien en compañía de otros miembros de la institución capitular recorrieron el milenario edificio después de hacerse una foto de familia -a la que faltó Alfonso Dastis- en el Arco de las Bendiciones.
Una vez llegó el ministro, se procedió en la sede de Casa Árabe a celebrar un acto conjunto que contó con la presencia de la alcaldesa, Isabel Ambrosio, en el que quedaron de manifiesto la buena disposición de la ciudad para acoger actos de este tipo dada la imagen que proyecta de ciudad de tolerancia y diálogo en algunos momentos de su historia.
Seguidamente, toda la comitiva se trasladó hasta el barrio de Cañero, donde el cocinero Paco Morales, reconocido con una estrella Michelin, les ofreció un almuerzo en su restaurante Noor, en el que la cocina andalusí se ofrece a la luz de las nuevas tendencias gastronómicas.
Por la tarde estaba prevista la visita a la Mezquita-Catedral del ministro, que se la había perdido por la mañana. Al igual que había ocurrido por la mañana, el arcediano de la Catedral lo esperaba en el Arco de la Bendiciones, pero Alfonso Dastis no llegó. Otra vez será.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here