En 2016 se produjeron 171 agresiones a personal sanitario en Córdoba


La cifra de agresiones, tanto física como verbales, al personal sanitario en los hospitales de la provincia de Córdoba aumenta cada año

Las agresiones al personal sanitario en los hospitales de la provincia de Córdoba no son un hecho aislado. De hecho, según los datos que maneja la Delegación de Salud de la Junta de Andalucía, en lo que va de año ya se han producido 13 agresiones a estos profesionales, dos de ellas físicas. Es una cifra que va en aumento, ya que en el año 2015 fueron un total de 148 actos violentos los que se produjeron en la provincia, y en el año 2016 se alcanzaron las 171 agresiones, de éstas 33 fueron físicas. Por este motivo, “cansados de sufrir violencia” en sus puestos de trabajo, los profesionales del Hospital Universitario Reina Sofía han guardado un minuto de silencio con el objetivo de concienciar a la sociedad “del problema que sufren”.

Los profesionales sanitarios guardan un minuto de silencio contra las agresiones. /Foto: LVC
Los profesionales sanitarios guardan un minuto de silencio contra las agresiones. /Foto: LVC

En este sentido, la delegada de Salud de la Junta de Andalucía en Córdoba, María Ángeles Luna, ha lamentado que la “cifra vaya en aumento año tras año”, aunque “para hacer frente a estas agresiones existen los protocolos de actuación”. Según Luna, tanto el Hospital Reina Sofía como el resto de los hospitales de la provincia “son referentes en la aplicación de este protocolo y lo que es importante es que los propios profesionales denuncien estas agresiones”.
Los profesionales sanitarios guardan un minuto de silencio contra las agresiones. /Foto: LVC
Los profesionales sanitarios guardan un minuto de silencio contra las agresiones. /Foto: LVC

Este protocolo, según ha aclarado la gerente del Hospital Reina Sofía, Marina Álvarez, “se activa cuando se produce alguna agresión y ofrece a la víctima asesoramiento médico, psicológico y jurídico”. A su vez, cada caso facilita que el protocolo se amplíe, con la experiencia de cada caso. Desgraciadamente, ha proseguido Álvarez, “es imposible anular todas las agresiones, porque hay que tener en cuenta que esto es un hospital y no una cárcel”. Así, lo que hay que hacer “es concienciar a la sociedad de que existen otras vías para solucionar los problemas con los que se encuentren en el centro hospitalario”, ha añadido la gerente.
En lo que refiere a las áreas, los enfermeros y los médico de Atención Primaria son los que más sufren estas agresiones. De hecho, el 50 por ciento de los actos violentos están dirigidos al personal de Enfermería. Entre los servicios más destacados, sin duda, es en “Urgencias donde más se producen estas agresiones”, ha aclarado Álvarez.  Normalmente las acciones violentas son producidas por los familiares de los enfermos, pero en muchas otras ocasiones, son los propios enfermos los que se enfrentan al personal sanitario.