El Ayuntamiento podría incurrir en "cesión ilegal de trabajadores"


Intervención alerta de que "no es realmente un servicio, sino la contratación de personal para que lleve a cabo tareas propias del personal municipal"

La contratación de un servicio de asistencia y colaboración con el Departamento de Protocolo, aprobado ayer en la Junta de Gobierno Local, ha hecho saltar las alarmas en la Intervención Municipal al entender que “existe un alto riesgo de incurrir en un supuesto de cesión ilegal de trabajadores, con las consecuencias que ello conlleva”. Esta advertencia, que no admite dobles interpretaciones, no condiciona el informe del órgano fiscalizador, que es conforme.

Fachada principal del Ayuntamiento./ Foto: LVC Intervención
Fachada principal del Ayuntamiento./ Foto: LVC

No es el primer reparo que hace Intervención a este contrato, ya que el 25 de noviembre del pasado año ya detectó las mismas incidencias en el proceso de contratación. En aquel momento se señalaba que no se establecía el objeto del mismo, así como que “la pretendida asistencia y colaboración” con el Departamento de Protocolo “no es realmente un servicio, sino la contratación de personal para que lleve a cabo tareas propias del personal municipal”. Por si esto no ha quedado claro se añade que “no se contrata a una empresa para que organice un acto protocolario, sino que se pretende contratar a una empresa para que ponga a disposición del Ayuntamiento a determinadas personas que realicen actuaciones administrativas puntuales”.
Los pliegos se volven a redactar de nuevo, pero Intervención detecta que de las observaciones realizadas sólo se enmienda lo relativo a los códigos CPV de clasificación como servicio de eventos y de organización de exposiciones ferias y congresos. El resto, sigue igual.
En el expediente aprobado ayer por la Junta de Gobierno Local figura un informe de Intervención, de fecha 9 de febrero, en el que vuelve a dar una nueva vuelta de tuerca en los riesgos que se corren con este contrato. Ahora, con mayor claridad aún, se afirma que los pliegos de contratación “no determinan con precisión las prestaciones y actividades específicas que se pretenden contratar, no encontrándose perfectamente deslindadas de la actividad desarrollada por esta Administración a través de su personal municipal, lo que conlleva a la confusión de las tareas a desarrollar por el personal de la empresa contratista y las desempeñadas por el personal de la empresa contratante”.
Aparte de las funciones a desempeñar por el personal contratado, Intervención también analiza el objeto de la función a realizar. De este modo afirma que “el objeto del contrato no consiste en la prestación integral de un servicio, en el que se incluya la aportación de funciones de organización e iniciativa para garantizar el cumplimiento del mismo, sino que más bien parece una contratación destinada a integrar personal en los equipos de trabajo de personal propio”.
Como remate, se afirma al final que “no queda suficientemente garantizado que la empresa contratista vaya a ejercer de modo real, efectivo y periódico el poder de dirección inherente a todo empresario en relación con sus trabajadores”.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here