La Junta asegura que envió a la Unesco las alegaciones de De La-Hoz


La Consejería de Cultura afirma que De La-Hoz ha remitido a la Unesco documentación que se desconoce en la Administración andaluza

La Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía ha asegurado este viernes que el arquitecto Rafael de La-Hoz “no puede afirmar, en ningún caso, que la Unesco no ha tenido conocimiento de sus alegaciones” al proyecto de la segunda puerta de la Mezquita-Catedral de Córdoba, pues, “a tenor de los términos de su propio informe, el organismo internacional ha tenido acceso a toda la documentación que ha considerado necesaria, aportada por De La-Hoz ante Icomos España”.

Celosía de la Mezquita-Catedral. Hoz
Celosía de la Mezquita-Catedral. /Foto: LVC

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes de la Consejería de Cultura, después de que De La-Hoz haya anunciado este viernes que presentará un recurso ante la Junta en defensa de su “derecho a ser oído”, pues, según ha afirmado, cuando la Consejería de Cultura iba a remitir a Icomos Internacional (Unesco) el dossier sobre la segunda puerta, incluyendo las alegaciones del Cabildo Catedral de Córdoba, él pidió expresamente a la Administración autonómica que en dicho dossier, que remitió la Junta al Ministerio de Cultura y éste a Icomos, se incluyeran también sus alegaciones, pero, según ha asegurado, no fue así.
Ante esto, desde la Consejería de Cultura se ha subrayado que “todas las alegaciones realizadas por De La-Hoz en el ámbito administrativo han sido resueltas mediante resolución de fecha 9 de diciembre de 2016” y “dicha resolución pone fin a la vía administrativa”.
Al margen de ello, desde la Consejería se ha reiterado que “a lo largo de todo el procedimiento seguido para el proyecto de apertura de la segunda puerta, De La-Hoz ha efectuado todas las alegaciones que ha estimado oportunas”. En este contexto, según han recordado las mismas fuentes, “cuando solicitó informe al Comité Nacional Español de Icomos, para que valorase este proyecto, De La-Hoz aportó toda la documentación que estimó oportuna, sin que la Administración autonómica tuviese conocimiento de los documentos que remitía para tal efecto”.
“Por tanto -han precisado desde Cultura- De La-Hoz envió al Comité Nacional Español de Icomos aquel material informativo que consideró oportuno, según su criterio, presumiéndose que remitió a este organismo todas las alegaciones que fue realizando contra el proyecto desde que se inició el procedimiento”.
Desde Cultura se ha recordado que, precisamente, “ante la disparidad de criterios encontrados entre la resolución favorable al proyecto de la Delegación Territorial de Córdoba y el informe del Comité Nacional Español de Icomos, la Administración autonómica decidió pedir informe a la Unesco, a través del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, hecho que fue comunicado a ambas partes: el Cabildo y los recurrentes, dejándose así suspendido el recurso de alzada interpuesto por De La-Hoz a la resolución favorable al proyecto de la puerta”.
En este punto, según el relato de la Junta, “la Consejería de Cultura remitió a la Unesco, a través del Ministerio, los documentos del expediente administrativo (entre ellos el proyecto para la apertura de la puerta elaborado por el Cabildo) que consideró pertinentes desde un punto de vista técnico-científico, para que el organismo internacional pudiera emitir su informe”.
En consecuencia, “no se consideró necesario trasladar las alegaciones de los recurrentes, en tanto que éstas constaban en el procedimiento tramitado ante Icomos España, precisamente a solicitud de De La-Hoz” y “cabe señalar que la Unesco ha tenido acceso a dicho expediente, tal y como se recoge en su informe de septiembre de 2016”.
Por último, “a requerimiento del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Consejería de Cultura recabó del Cabildo una traducción al inglés del proyecto realizado, traducción que aportó el Cabildo, junto a unas notas técnicas de los arquitectos autores del proyecto”.
“Por lo tanto -según han subrayado las mismas fuentes- De La-Hoz no puede afirmar, en ningún caso, que la Unesco no ha tenido conocimiento de sus alegaciones, dado que, a tenor de los términos de su propio informe, el organismo internacional ha tenido acceso a toda la documentación que ha considerado necesaria, aportada por De La-Hoz ante Icomos España”.