Pedro García se queda sin excusas para firmar la licencia


El informe del servicio de extinción de incendios y salvamento del Ayuntamiento de Córdoba da el visto bueno a la apertura de la segunda puerta de la Mezquita-Catedral

“Vamos a autorizar la licencia de obras. No puedo asegurarte que sea el día 8 o el día 15 de febrero”. Estas declaraciones del primer teniente de alcalde, Pedro García, en el programa Córdoba Penitente siguen a la espera de confirmarse. Así, la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU), ya tiene el informe del servicio de extinción de incendios y salvamento del Ayuntamiento de Córdoba. En el mismo se da el visto bueno a la conversión en puerta de la celosía de la nave 17, del Conjunto Monumental Mezquita-Catedral de Córdoba.

Celosía en el Patio de los Naranjos (segunda puerta). Cofradías. García
Celosía en el Patio de los Naranjos. /Foto: LVC

Los informes y trámites exigidos se agotan, por tanto, para el máximo responsable de la GMU. De hecho, en el informe se especifica que “la propuesta no afecta en modo alguno a los usos actuales del edificio, ni tiene consecuencias sobre la ocupación del mismo”. A ello hay que añadir que la valoración emitida por los técnicos pondera la apertura de forma positiva, en relación con las medidas de evacuación. Y es que “aunque no esté configurada como salida de emergencia, puede suponer, en determinados supuestos, un factor de seguridad añadido”. Así, la valoración emitida en el documento responde a las alegaciones que, en 2015, realizara Rafael de La-Hoz y que el organismo municipal ha demorado su respuesta, durante casi dos años.
Cabe recordar que la GMU, presidida por García, tenía en su poder toda la documentación necesaria para conceder la licencia de obras, por la que se lleve a cabo la conversión en puerta de la celosía de la nave 17 del muro norte de la Mezquita-Catedral. En el apartado del seguimiento arqueológico, el ente municipal posee todas la credenciales precisas. De hecho, el martes 18 de enero se daba registro de entrada en la GMU la resolución firmada por la Delegación territorial de la Consejería de Cultura para que tramite todo el expediente. La misma había sido aprobada el día anterior por la Comisión de Patrimonio del ente autonómico. Así, lo único que cabía esperar en este punto era la concesión de la licencia de obra, no la arqueológica puesto que la primera acarrea el control de movimiento de tierras. Posteriormente, se conoció la existencia del recurso y la necesidad de un informe, que ha proseguido dilatando un proceso sobre el que todas las instancias competentes se han pronuciado de forma favorable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here