Drama interminable (0-2)


La falta de pegada del Córdoba, la expulsión de Aguza y dos goles de Vadillo mantienen la desastrosa dinámica de 2017 y pueden meter de lleno al Córdoba en descenso

Carrión, con gesto serio en rueda de prensa
Carrión, con gesto serio en rueda de prensa

(Toni Cruz) El Córdoba volvió a perder en casa demostrando una semana más sus males. Para colmo, lo hizo ante uno que será rival directo por eludir el descenso y que no demostró mucho más que los de Carrión. Desde el 24 de septiembre no gana en Liga el conjunto blanquiverde y la afición terminó de cansarse y expresó su malestar antes, durante y después del choque.
Carrión introdujo de inicio cambios con respecto al once que perdió en Lugo. Entró Caballero en el centro del campo en lugar de Luso y Piovaccari se antepuso en su elección a Rodri una vez que los dos arietes estaban a su disposición (sorprendió –o tal vez no tanto- que uno de los fichajes de invierno, Bíttolo, se quedara fuera de la convocatoria). El Huesca mantuvo su 4-3-3 con el ex cordobesista Íñigo López de central y Sastre cerrando el centro del campo.
El Córdoba comenzó más metido que su rival y tuvo su primera oportunidad en una incursión de Antoñito que concluyó en un centro muy pasado que no encontró rematador. El Huesca estaba nervioso y vio su primera amarilla en el minuto 4 uno de sus jugadores más importantes, Sastre, por un codazo a Juli.
Más información en Minuto90

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here