'Cuando dañas el patrimonio nos dañas a todos'


Las 15 ciudades Patrimonio de la Humanidad se unen en una campaña para concienciar a la sociedad de la importancia del cuidado del patrimonio urbano

El vandalismo es uno de los mayores problemas a los que se deben enfrentar la mayoría de los Ayuntamientos de todas las ciudades, más aún si éstas ostentan el título de ciudad Patrimonio de la Humanidad. Córdoba es una de las 15 ciudades patrimonio de España, junto a Alcalá de Henares, Ávila, Baeza, Cáceres, Cuenca, Ibiza, Mérida, Salamanca, San Cristobal de la Laguna, Santiago de Compostela, Segovia, Tarragona, Toledo y Úbeda. Por esto, se ha unido al resto de sus 14 compañeras en la campaña Cuando dañas el patrimonio nos dañas a nosotros.

Pintada en el Balcón del Guadalquivir. /Foto: LVC patrimonio
Pintada en el Balcón del Guadalquivir. /Foto: LVC

El teniente de alcalde de Presidencia del Ayuntamiento, Emilio Aumente, ha explicado que la comisión de Patrimonio y Ciudad, que está integrada dentro de la organización de ciudades Patrimonio de la Humanidad, “estableció una propuesta para proteger el medio ambiente urbano, sobretodo en todo aquello que ataca a los inmuebles históricos artísticos”. El problema principal es la “oleada de vandalismo que sufren las 15 ciudades que dan una mala imagen, afectan al turismo y dan una mala imagen a los visitantes y a los ciudadanos”. Por esto, se convocó un concurso para que distintos jóvenes presentasen un cartel que sirviese de concienciación sobre la importancia del patrimonio. Finalmente, la ganadora ha sido una joven de Úbeda, Jaén. “Este cartel estará repartido en distintos centros educativos y espacios públicos de la ciudad”, ha puntualizado Aumente.
Según el teniente de alcalde de Presidencia, el cartel “es muy simbólico” y está directamente enfocado a llamar la atención los jóvenes que son los que, principalmente, “realizan los actos de vandalismo”. En Córdoba las zonas más afectadas son aquellos lugares más ocultos donde hay menos visibilidad y menos control por parte del personal municipal que está al cuidado de este aspecto. En concreto, Aumente ha prestado especial preocupación por la zona de Miraflores y el Balcón del Guadalquivir, “las pintadas de allí son una falta de respeto y una mala imagen para la ciudad”.