Unanimidad política sobre la nueva Comisaría


El acuerdo recoge que si Interior opta un solar nuevo debe devolver al Ayuntamiento el actual de la Comisaría en Campo Madre de Dios

Finalmente, todos los grupos políticos que componen la Corporación municipal han decidido suscribir una moción conjunta que viene a establecer el criterio del Ayuntamiento en la polémica de la nueva Comisaría, que ha estado activa durante las últimas semanas. Tras la reunión del pasado lunes entre la alcaldesa, Isabel Ambrosio, y el subdelegado del Gobierno, Juan José Primo Jurado, se ha abierto una nueva etapa de diálogo entre el Ministerio del Interior y el Consistorio al que ahora se suma esta moción que fija, de forma muy somera, la postura municipal.

Un momento de la sesión plenaria. comisaría
Un momento de la sesión plenaria. /Foto: LVC

El primer punto del acuerdo pide garantías al Ministerio del Interior de que en los próximos Presupuestos Generales del Estado se contemple “la cantidad necesaria y suficiente para la construcción de la Comisaría de la Policía Nacional que sustituya a la actual de Campo Madre de Dios”. Si finamente el Ministerio decide no construirla en la parcela actual, se pide que el Ministerio firme “un convenio de intercambio con el Ayuntamiento de Córdoba del actual solar cedido en su día gratuitamente por el Ayuntamiento al Ministerio de la Gobernación, con el solar o equipamiento que se acuerde entre ambos”.
De este modo se cierran las fisuras existentes entre distintos grupos políticos de la Corporación, principalmente entre el cogobierno y el PP, y se diseña la pauta a seguir que, a grandes rasgos, sigue la línea de lo acordado el pasado lunes entre Ambrosio y Primo Jurado. En dicho encuentro se acordó que el siguiente paso sería la remisión al Ayuntamiento por escrito de las características técnicas que tendría el equipamiento, así como conocer la voluntad de Interior de seguir usando la parcela de Campo Madre de Dios o no.
El problema saltó en los últimos días del pasado año cuando el recién nombrado secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, informó a Ambrosio de que sobre dicho solar de la Comisaría pesaba una doble titularidad, ya que una parte del mismo no era propiedad de Interior, sino de una mutua policial a la que se le había cedido para la construcción de unas viviendas que finalmente no se hicieron.