Las protestas suben de tono en el Pleno


Bomberos, parcelistas y trabajadores municipales suman sus reivindicaciones en el Pleno ordinario de febrero

La coincidencia de varios colectivos en el Pleno de hoy ha hecho que se sumen las protestas y que por momentos la mezcla de gritos hiciera inaudible las reivindicaciones y, en otros, se llegaran a cruzar los mensajes y hubiera dos en uno, como ocurrió cuando los bomberos y los parcelistas gritaron al unísono: “Agua para los bomberos”.

Protestas durante la celebración del Pleno.
Protestas durante la celebración del Pleno. /Foto. LVC

Por una parte estaban los funcionarios del Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento (SEIS) reclamando el incremento de la plantilla para poder garantizar que los turnos se cubren correctamente. También había otro grupo de trabajadores municipales reclamando que la jornada de 35 horas semanales se extienda, sin discriminación, a todo el Ayuntamiento, empresas y organismos. Además, hay que sumar un grupo de trabajadoras del servicio de comidas a domicilio reclamando la municipalización del mismo. Y todos ellos gritando desde el mismo momento en que se abrieron las puertas del salón de Plenos.
Al ver lo que ocurría, que el volumen de los gritos hacía imposible el desarrollo de la sesión, la alcaldesa, Isabel Ambrosio, y los concejales de PSOE e IU salieron del mismo mientras la Policía Local desalojaba a todos los colectivos. A los pocos minutos se reanudó la sesión, aunque a puerta cerrada, mientras en el interior se seguían escuchando los gritos y eslóganes de los manifestantes.
Afuera quedó el concejal de Seguridad, Emilio Aumente, al que los bomberos pedían reiteradamente su dimisión, negociando con los manifestantes. Mientras, los gritos apuntaban directamente a la alcaldesa y al gobierno municipal.
Cuando la celebración del Pleno llevaba una hora, la regidora mandó que abrieran las puerta, y se pudo seguir con el debate salvo algún grito aislado de algún parcelista, que aguantaron hasta casi la finalización de la sesión plenaria.
A las 13:15 hubo un receso que fue aprovechado por los parcelistas para volver a corear su repertorio de reivindicaciones, basadas en la petición de agua y de algunas dimisiones de políticos, fundamentalmente la alcaldesa, a la que acusan de no recibirles.