El viaje a La Habana que nadie autorizó


Una factura de 3.910 euros por importe de tres viajes a La Habana el pasado verano ha dado más de un dolor de cabeza en el Ayuntamiento debido a que, como se reconoce en un informe, nadie autorizó el gasto, por lo que las dudas legales sobre el mismo han sido levantadas mediante una resolución que fuerza la normativa vigente y que, para mayor inri, ha sido visada por el secretario general de la Junta de Gobierno Local “a los solos efectos de fe pública administrativa”, lo que supone una advertencia sobre su contenido.

Vista de La Habana.
Vista de La Habana. /Foto: LVC

El viaje se realizó del 6 al 11 de julio pasado y en los 3.91o euros se incluyen los tres pasajes de avión Madrid-La Habana-Madrid, así como los billetes de AVE ida y vuelta de Córdoba Madrid, el seguro de viaje y el coste del visado. La delegación la encabezó el concejal de IU Rafael del Castillo, quien estuvo acompañado de dos técnicos, uno del Departamento de Cooperación y otro de Sadeco. El objetivo del viaje era restaurar un programa de apoyo a la ciudad de La Habana para la recogida y gestión de residuos sólidos urbanos, que estuvo suspendido durante el mandato municipal del PP y que el actual cogobierno “tiene interés en recuperar”, como se recoge en el informe.
El expediente del pago de la factura a la agencia de viajes se compone de dos documentos. Por una parte está un informe del Departamento de Cooperación en el que se cuenta las peripecias para la distribución del gasto del viaje y que sirve de apoyo a la resolución del coordinador general de Hacienda, Participación Ciudadana, Salud, Consumo, Vivienda, Cooperación y Solidaridad, que es la que permite el pago y es, a la vez, la que cuenta con la advertencia del secretario general de la Junta de Gobierno Local.
En el informe del Departamento de Cooperación se detalla que antes de la partida, “tras varias reuniones entre el Ayuntamiento y Sadeco, se acordó que los gastos por desplazamiento del técnico de Sadeco serían asumidos por la Delegación de Cooperación, mientras que la propia empresa asumiría los costes de dietas”. La sorpresa viene cuando la agencia de viajes presenta una factura por 3.910 euros, que supera los 3.000 euros, “se tramita sin que medie decreto autorizando y comprometiendo el gasto, según disponen las Bases de Ejecución 23 y 41 del vigente presupuesto”. Este planteamiento final no coincide con la estrategia diseñada, consistente en que “en un principio se consideró que tanto el gasto del personal municipal (técnico del Departamento de Cooperación) como el del concejal iban a ser facturados respectivamente a cada uno de ellos, incorporándose a sus posteriores liquidaciones de dietas”. El gasto del técnico de Sadeco, por su parte, se tramitaría de forma independiente “a cargo de una de las aplicaciones presupuestarias del Departamento de Cooperación, no excediendo ninguna de ellas el importe de 3.000 euros”, con lo no era necesaria la autorización de ningún órgano superior.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here