La huella de Ricardo Molina en las aulas que le vieron crecer


El Instituto de Educación Secundaria Séneca organiza una exposición con la obra el autor cordobés Ricardo Molina que fue alumno y profesor de este centro

Exposición Ricardo Molina. Foto: LVC
Exposición Ricardo Molina. Foto: LVC

“Nadie es profeta en su tierra”. Ésta es una frase tan escuchada y popular como errónea, al menos así lo ha pensado el departamento de Lengua y Literatura del Instituto de Educación Secundaria Séneca, en Córdoba. Y es que desde este departamento y con el apoyo del resto de la comunidad educativa han querido homenajear a uno de sus alumnos y antiguo profesor, el famoso escritor cordobés Ricardo Molina. Precisamente, este año, 2017, se conmemora el centenario de su nacimiento, y éste es el motivo por el que han organizado una exposición en el mismo instituto que vio crecer y formarse al autor cordobés.
Expediente académico de Ricardo Molina. /Foto: LVC
Expediente académico de Ricardo Molina. /Foto: LVC

Así, el instituto Séneca se convierte en museo por unos meses. Pero, además, un museo especial, en el que su comisario, el profesor de Lengua y Literatura del centro, Felipe Muriel Durán, ha puesto todo su empeño en honrar la imagen Ricardo Molina, que, según Muriel, “en muchas ocasiones se ha visto ensombrecida”. De esta forma, la sala reservada para esta exposición guarda objetos tan interesantes y personales como el expediente académico del propio Molina, “que además es extraordinario”. También, el autor cordobés en el curso de 1966-67 fue docente en este centro. En la misma vitrina se encuentra la medalla de la Real Academia de Córdoba. Entre los principales tesoros se haya un original de la revista Cántico (1947), de Pablo García Baena, Ricardo Molina, Julio Aumente, Juan Bernier, y Mario López;  y el libro Don Carlos. 
Pluma y tintero de Ricardo Molina. /Foto: LVC
Pluma y tintero de Ricardo Molina. /Foto: LVC

También, en la exposición, se podrán ver ejemplares de los manuscritos del libro Cancionero y Regalo de amante. Además de la poesia, Ricardo Molina, fue igualmente un gran escritor de prosa y prueba de ello son los artículos periodísticos que el autor publicó en Glosario Andaluz y Tierra y Espíritu, obras que también se podrán encontrar en la exposición. A su vez, Molina fue un gran estudioso del flamenco, es por esto que en una de las vitrinas, también, hay recogidos una serie de manuales de este arte. El autor cordobés ha dejado huella en Córdoba, pero no fue hasta los años 70 cuando su imagen se vio ensalzada, gracias a la obra de José María de la Torre y a Carlos Clémenson, que también han colaborado en la exhibición homenaje.
Sin duda, la parte más personal de la exposición se encuentra en la última vitrina donde, gracias a la colaboración del sobrino nieto de Ricardo Molina, se exponen las plumas con las que el autor el autor cordobés escribía su magnifica prosa, los tinteros donde el poeta se sumergía para buscar la inspiración y las fotos de los momentos más importantes del escritor. Además, también se encuentra la obra Hijo pródigo, un manuscrito de un auto sacramental que demuestra el amor de Molina por la dramaturgia.
 
 
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here