Una víctima de las mordidas relata su calvario en Jóvenes hacia el Futuro


Eva Egea Torres, una de las afectadas por el caso Guadalquivir Futuro, explica la situación que tuvo que atravesar en la fundación en una conocida red social

Este viernes Cristian Menacho, antiguo secretario de Juventudes Socialistas de Córdoba y responsable de la asociación Jóvenes hacia el futuro ha declarado ante el juez por su implicación en el caso de las supuestas mordidas que desde su fundación exigían a los trabajadores parte de su sueldo como donativo. Con esto, una de las trabajadoras de esta fundación, Eva Egea Torres, ha querido mostrar en una conocida red social su experiencia en la asociación. Según cuenta,”empecé a trabajar en diciembre del año pasado, junto a más compañeros, llamada por el INEM como parada de larga duración. Nos dura poco la felicidad al descubrir que no nos dejan trabajar las ocho horas que nos ponen en contrato, sólo podemos trabajar seis y estamos obligados a dar una parte alta de nuestro sueldo en sobre a estos señores”.

Cristian Menacho protegido por los vecinos. /Foto: LVC (futuro)
Cristian Menacho protegido por los vecinos. /Foto: LVC

Por este motivo, prosigue en su mensaje Egea, “el ambiente de trabajo se volvió tenso y los corrillos no pararon. Nos plantamos ante ellos pidiendo explicaciones y pidiendo las horas que nos correspondían pero sin conseguirlas”. Además, “parte del dinero de las dos horas diarias que nos querían robar y digo robar porque es su nombre nos dimos cuenta de que nos querían quitar 150 euros más de nuestro sueldo ya rebajado”. En cuanto a la reunión que mantuvieron con Cristian Menacho para pedirle explicaciones, “nos metieron en una sala pequeña a 10 personas teniendo a la señora (Ángeles Muñoz) fumando todo el día en su despacho por el que teníamos que pasar”. Incluso, aclara la trabajadora, “hemos soportado ver cómo se le ha faltado al respeto a otra por negarse a pagar con adjetivos que mejor ni volver a repetir”.
La cosa, según ha explicado Eva Egea en su mensaje, no queda ahí. “Se nos ha intimidado cada día diciendo que su partido político los apoya en todo y demostrándonos el poder que tienen dentro de el llegando incluso a obligar a los trabajadores a ir a actos políticos de relleno para la foto cada vez que aparecía una visita política en Córdoba”, prosigue. Ahora, afirma Egea, sólo esperamos que se haga justicia de una vez y que nadie más pase por lo que hemos pasado nosotros nunca más. Es de vergüenza lo que hemos vivido y soportado allí dentro por el simple hecho de necesitar el dinero”.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here