"Negociar unos presupuestos es una cosa seria", según el PP


José María Bellido afirma que Ambrosio "se obceca en negociar con sólo una parte del Pleno", como es la representación de Ganemos

El grupo municipal popular se ha vuelto a ofrecer a la alcaldesa, Isabel Ambrosio, para negociar los presupuestos de 2017. La intención del PP es ofrecer al gobierno municipal un respaldo similar al prestado en la aprobación inicial de las ordenanzas fiscales del próximo año, algo que se logró “por el empeño de este grupo”, como ha señalado su portavoz, José María Bellido.

Grupo de concejales del PP. (negociar)
Grupo de concejales del PP. /Foto: LVC

Este concejal ha señalado cómo esta semana, después de conocer la negativa de los cuatro concejales de Ganemos a respaldarlo, “la alcaldesa ha visto en entredicho sus acuerdos con Ganemos y se ha dedicado a recomponer esos acuerdos y parece que ya no hay intención de negociar con el PP”, porque esto “es una cosa seria”. A la vista de lo ocurrido en estos últimos días, Bellido ha comentado que Ambrosio “se obceca en negociar con sólo una parte del Pleno”.
Desde el grupo mayoritario de la oposición se ha señalado que es el gobierno municipal el que tiene que dar el primer paso en esta materia y que si así ocurre ellos no se van a negar a iniciar las conversaciones. En este supuesto, Bellido ha adelantado que lo primero que van a poner sobre la mesa “es cumplir con las reglas fiscales, porque ya hay dos advertencias de incumplimientos de la regla de gasto”. Si esto ocurriera, el Ayuntamiento tendría que elaborar un Plan Económico y Financiero, “que lo primero que pediría sería dejar de ejercer las competencias que no le son propias”, con las consecuencias que esto acarrearía a la ciudad.
A la vista de los acontecimientos, el gobierno municipal se sentará en breve a negociar con Ganemos. Estos últimos fueron duros al evaluar el grado de cumplimiento de los acuerdos del pasado año y señalaron que la pelota estaba en el tejado de PSOE e IU, aunque no han tardado en remitirles un documento con los puntos con los que quieren negociar un voto afirmativo o, al menos, una abstención.