Córdoba, la provincia de Andalucía con menos incendios domésticos


112 Andalucía ha gestionado un total de 3.469 incidencias relacionadas con incendios en viviendas, entre el 1 de enero y el 15 de diciembre de 2016, la mayoría de ellos en el período de invierno

El mes de enero ha sido, hasta el momento, el que ha aglutinado un mayor número de incendios domésticos, con un total de 365 incidentes, seguido de noviembre con 358. En los primeros quince días de diciembre el Centro de Coordinación 112 ha gestionado ya 161 fuegos en casas y pisos de toda Andalucía. La cifra muestra un descenso respecto al pasado 2015 (3.886 incidencias), en siete de los doce meses del año: enero (365), febrero (292), mayo (259), junio (260), julio (304), agosto (321) y octubre (264); mientras que la cifra se incrementa respecto al mismo período en marzo (345), abril (265), septiembre (275) y noviembre (358).
Sevilla ha sido la provincia que más incendios en hogares ha registrado, casi un millar (996), junto a Málaga con 593. A continuación se han situado Cádiz con 475 y Granada con 429. A mayor distancia, se ha posicionado Jaén (270), Huelva (243), Almería (239) y Córdoba (224).
Gestos que salvan vidas
El servicio de emergencias andaluz recuerda que hay pequeños gestos que ayudan a disminuir el riesgo de incendios como, por ejemplo, el buen uso de enchufes e interruptores, que deben mantenerse siempre en un óptimo estado de conservación; o el empleo de alargaderas o enchufes múltiples de acuerdo a la potencia máxima que admiten y que suele estar marcada en la parte inferior de los mismas. Hay electrodomésticos, como planchas o calentadores portátiles, que requieren el empleo de enchufes con toma de tierra para evitar incidentes.
Es fundamental que se evite el contacto de ropas de camillas, enaguas, visillos o cortinas con las fuentes de calor. Los más pequeños de la casa y las mascotas pueden involuntariamente acercar estos textiles a braseros o estufas y provocar un incendio por lo que si se extrema la vigilancia en este sentido se disminuye el riesgo. En caso de que se empleen estufas o braseros que emitan gases, las estancias deben mantenerse debidamente ventiladas, de esta manera se evitan intoxicaciones por monóxido de carbono, gas silencioso que en altas concentraciones puede llegar a ser mortal.
Algunos lugares de la casa precisan de un especial cuidado para evitar incendios, es el caso de las cocinas, garajes y trasteros. Espacios en los que se suelen acumular productos de limpieza o aerosoles, así como disolventes y pinturas que deben mantenerse alejados de hornillas, hornos, termos o calderas para evitar su inflamación. Es aconsejable mantener libres de grasa las hornillas y campanas extractoras ya que favorece la propagación del fuego en caso incendio. Disponer de un extintor a mano y estar familiarizado con su manejo para actuar con celeridad ayuda a apagar cualquier conato y es siempre de utilidad.