La UCO aprueba sus nuevos estatutos

27

El Claustro de la Universidad de Córdoba ha aprobado los nuevos Estatutos de la institución con un total de 222 votos a favor y 2 en contra

El Claustro de la Universidad de Córdoba ha aprobado los nuevos Estatutos de la institución con un total de 222 votos a favor y 2 en contra. Lo que supone que el 85,05 por ciento de los claustrales han apoyado el nuevo texto sin reservas. El claustro ha registrado una asistencia del 85,88 por ciento de claustrales. La reforma estatutaria responde, según ha señalado en su intervención el presidente de la Comisión de Estatutos y vicerrector de Coordinación Institucional e Infraestructuras, Antonio Cubero “no sólo a una actualización normativa por imperativo legal, sino a una modernización de criterios, un incremento de garantías para toda la Comunidad Universitaria, y una mejora del papel de representatividad del Claustro como máximo órgano de gobierno de la institución universitaria”. 

Renovación de estatutos UCO. /Foto: UCO
Renovación de estatutos UCO. /Foto: UCO

Las bases principales de esta reforma se resumen de una parte, en la realización de las adaptaciones legales, fundamentalmente derivadas de la Ley 39/2015 del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas, las propias LAU y LOMLOU, así como la Ley de la Ciencia; y por otra, otorgar al Claustro la relevancia necesaria, desvinculando su renovación de las elecciones a rector, y ampliando la rendición de cuentas ante el mismo, del Consejo de Dirección y del Consejo de Gobierno. Otra de las bases iniciales importantes ha sido la representatividad de los grupos de PDI al ámbito de los Centros, garantizando la presencia de todos los sectores de todos los centros en el Claustro. Por último, también entre las bases principales iniciales, se ha tenido en cuenta la potenciación de la participación del Claustro en la elaboración y aprobación de normas y regulación de procedimientos que rigen la actuación de los distintos órganos de la Universidad.

Fachada rectorado UCO./ Foto:LVC
Fachada rectorado UCO./ Foto:LVC

Como criterios generales que se han seguido por la Comisión de Estatutos durante la reforma, destaca la eliminación textual de preceptos recogidos en la legislación vigente con el objetivo de aligerar el peso textual del documento y evitar la realización de modificaciones en el futuro, cada vez que cambie el contenido de alguna ley que esté recogida en la norma magna de la UCO. Otro de los criterios generales ha sido simplificar el texto y la redacción de las disposiciones, pero extremando las precauciones para mantener o mejorar todas los derechos y garantías. También, como criterio general, se han reordenado los capítulos y artículos para una mejor secuenciación del contenido, quedando estructurada en 6 grandes apartados: Personas, Funciones, Estructura, Gobierno, Servicios, Régimen Patrimonial y Económico. 

Una de las principales novedades es la inclusión de un Pacto Ético de la Universidad de Córdoba, que establece la futura aprobación por el Claustro de un Código de Conducta, y un Código de Corresponsabilidad exigible al alumnado y basado en la reciprocidad en el ejercicio de los derechos y libertades y el respeto de las personas y de la institución universitaria como bien común de todos cuantos la integran. Asimismo, obligará a todos los cargos unipersonales a la firma de un compromiso ético, dando así respuesta a la ejemplaridad que de la Universidad espera la sociedad. De la misma forma, desaparecen de los de los estatutos las Comisiones de Docencia, y de Investigación, que pasan a quedar reguladas directamente por Consejo de Gobierno. Asimismo desaparece la Comisión de Gestión Administrativa que, por otra parte, nunca llegó a funcionar de forma efectiva.

Campus Universitario de Rabanales (UCO)
Campus Universitario de Rabanales. /Foto: UCO

Por otro lado se actualiza de forma importante la regulación estatutaria del PDI, introduciéndose la posibilidad de adscripción de profesorado contratado a Institutos de Investigación, previa regulación por el Consejo de Gobierno. Asimismo se renueva la regulación para profesores eméritos, y se regula en los estatutos la figura del profesor honorífico. Por su parte, se renueva, actualiza y simplifica la normativa estatutaria del PAS, incluyendo una nueva regulación de la formación y la movilidad que aporta más opciones y posibilidades.

El nuevo texto recoge, también, la modificación de  los principios reguladores de la docencia, aportándose elementos clave, como son la aportación de garantías de impartición en todo momento, y el fomento de la formación en valores de igualdad de género, los intercambios interuniversitarios de estudiantes y profesores, y del plurilingüismo. Otra importante novedad de estos estatutos es la integración de los estudios de Doctorado en Escuelas de Doctorado, que quedarán reguladas posteriormente por el Consejo de Gobierno.

En materia de Investigación y Transferencia del Conocimiento, se han renovado, actualizado y dotado de la potencia necesaria a estas funciones básicas de la Universidad. Como principales novedades se regulan los Comités de Bioética y Bioseguridad, y de Prácticas Responsables e Integridad en la Investigación, se regula expresamente la financiación de estos cometidos, así como medidas para su fomento, todo lo cual implica una apuesta institucional decidida y clara por la función que pretende devolver a la sociedad una parte importante de lo que ella invierte en la Universidad. Todo ello se completa con una nueva regulación de Centros Tecnológicos y Empresas de Base Tecnológica para la Investigación y la Transferencia.

Consejo de Gobierno de la UCO.
Consejo de Gobierno de la UCO. /Foto: LVC

En el Título dedicado al Gobierno, Administración y Representación en la Universidad, se incorporan algunas de las modificaciones de más calado de esta reforma. Así se regula la potestad reglamentaria del Consejo de Gobierno, la elaboración de textos refundidos, de Reglamentos de Junta de Centro, de Consejo de Departamento o de Escuela de Doctorado, las Circulares de Servicio, y da carta de naturaleza y regula el funcionamiento del BOUCO. Igualmente, se establecen, entre otras modificaciones, la inclusión de normas comunes a los órganos colegiados, resolviendo algunas cuestiones que permitirán agilizar su funcionamiento, Por otra parte, la sección dedicada al Claustro universitario, entre otras novedades, modifica la composición de sectores y representantes de los mismos, en el Claustro, quedando de la siguiente forma: Sector A1: 162 representantes, Sector A2: 32 representantes, Sector B1, 10 representantes, Sector B2, 6 representantes, Sector C, 30 representantes, Sector D1: 50 representantes, Sector D2: 10 representantes. 

Otra modificación de importancia se refiere al establecimiento de la circunscripción electoral por Centros para el PDI (sectores A1, A2) para la elección a Claustro, garantizándose la representación de todos ellos. Una de las modificaciones más importantes de este título, en lo que respecta al Claustro, es la reforma del formato de renovación del Claustro, desvinculándolo de las elecciones a rector, y otorgando así la relevancia propia que merece la elección al máximo órgano colegiado de gobierno de la Universidad. Para iniciar este nuevo procedimiento, la disposición transitoria segunda establece una prórroga del mandato del claustro actual hasta el segundo trimestre de 2020, debiéndose celebrar a partir de ese momento, elecciones cada 4 años, coincidiendo con el ecuador del mandato rectoral en vigor. El texto hoy aprobado incluye nuevas funciones para este órgano.

Momento del acto solemne de apertura del curso de la UCO. / Foto: LVC
Momento del acto solemne de apertura del curso de la UCO. / Foto: LVC

La sección dedicada al Consejo de Gobierno, también incorpora cambios importantes, como es la modificación de su composición, quedando con 41 miembros de la Comunidad Universitaria, 12 designados por el Rector, 17 en representación del Claustro, con Sector A1, 8; Sector A2, 2, ; Sector B.1, 1, ; Sector B2, 1; Sector C, 2; Sector D1 2; Sector D2 1, y 12 en representación de los decanos y directores de Facultades y Escuelas; y directores de Departamento y de Institutos Universitarios de Investigación. De cara a las elecciones a rector, se reordenan los porcentajes por sectores, quedando con Sector A1, el 54%; Sector A2, 11 por ciento, Sector B 5 por ciento Sector C, el 10 por ciento; Sector D, 20 por ciento.

Otra importante novedad de estos Estatutos en los procesos de cese de rector, decano o director, o director de Departamento, es que se establece como nueva causa la incapacidad o ausencia superior a 3 meses consecutivos. Respecto a la figura del Secretario General, también se reordenan sus funciones. En referencia a los órganos de gobierno de facultades y escuelas, destacan como cuestiones principales el establecimiento en la composición de la Junta de Centro de al menos el 51 por ciento de profesores doctores con vinculación permanente a la UCO. En cuanto a las elecciones para Junta de Centro se celebrarán conjuntamente con las de decano o director.

Se asignan también nuevas funciones a la Junta de Centro y  se exime de la obligatoriedad de ser doctor para desempeñar el cargo de decano o director, aunque sí es necesaria la vinculación permanente a la Universidad. Por su parte, se amplía el mandato de los directores de Departamento, y de los miembros del Consejo de Departamento que lo sean por representación, pasando de 3 a 4 años. Para finalizar, el Régimen Patrimonial, Económico y Financiero, ha sido renovado y actualizado adaptándolo a la realidad actual de las Universidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here