Los presupuestos y las ordenanzas se debatirán en un mismo Pleno


La tradición en el Ayuntamiento indicaba que, con independencia del partido que gobernase, los presupuestos municipales se debatieran en un Pleno y las ordenanzas, por otro. El motivo no era otro que dar la importancia que merecen a ambos expedientes, que son los que marcan la líneas de actuación política de forma anual. Este año, en cambio, la aprobación inicial de los presupuestos y la aprobación definitiva de las ordenanzas compartirán tiempo y espacio, y posiblemente argumentos.

Salón de Plenos. (Pleno)
Salón de Plenos. /Foto: LVC

La previsión del gobierno municipal es celebrar esta sesión del Pleno para el jueves 29 de diciembre, por lo que el visto bueno de la corporación, en el caso de las ordenanzas, va a llegar en el límite de que suene la campana, ya que todo el expediente se tiene que publicar en el Boletín Oficial de la Provincia antes de final de año para que las tasas y precios públicos comiencen a aplicarse en el año nuevo. En cambio, los presupuestos tendrán su aprobación inicial, que es el comienzo del recorrido que marca el trámite y que puede finalizar una vez arrancado el ejercicio económico en el que se aplican.
Las cuentas fueron presentadas por el cogobierno el pasado 28 de noviembre con el calificativo de que son “los primeros presupuestos de izquierdas” que tiene la ciudad, según la concejal de Hacienda, Alba Doblas. El consolidado asciende a 427 millones de euros y tiene previsto un superávit de 1,4 millones, aunque desde el PP ya se ha señalado que “no llegarán a final de año”, pues habrá que aplicar un Plan Económico y Financiero pues se incumplirá la regla de gasto al desviar al siguiente ejercicio muchas de las inversiones incumplidas en 2016.
Por su parte, el anteproyecto de ordenanzas fiscales se conoció el 26 de octubre con la novedad de aplicar una subida del 0,43 por ciento tras un ejercicio en el que el IPC ha sido negativo. El asunto más polémico de este expediente ha sido el del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), que finalmente se ha congelado tras la presión ciudadana y de la oposición para que no subiera el tres por ciento que tenían previsto PSOE y IU. En la aprobación inicial se abstuvo el PP, al conseguir la congelación del IBI, y Ganemos dio un sí condicionado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here