Diario Córdoba, XXXI Premio de Periodismo de Córdoba


El director del tabloide, Francisco Luis Córdoba, ha agradecido el premio y se lo ha brindado "hasta al último becario que actualiza la web en el periódico"

La Asociación de la Prensa de Córdoba ha otorgado su mención anual a Diario Córdoba,  “escuela” de la muchos de los periodistas que hoy ejercen en la provincia.
“Desde las planchas, al ordenador; de la Dictadura a la Democracia, del miedo a la libertad”. Todo eso se ha vivido en la redacción de Diario Córdoba desde que el 25 de julio de 1941 se pusieron en marcha las rotativas del que se ha consolidado como cabecera informativa de referencia de la provincia. Por ello, el presidente de la Asociación de la Prensa de Córdoba, Manuel Fernández, ha valorado el arte de juntar letras e inmortalizar la vida a través del objetivo de los centenares de profesionales que han pasado y trabajan ahora en la redacción.
img_0525Fernández ha sido crítico con algunos de los “yugos” de la profesión, como el “miedo” que mete la publicidad en el ejercicio del oficio, el trabajo “a destajo” y las noches esperando para dar las primicias con las que suelen abrir sus portadas.
Ha destacado los efectos de la crisis en el acto, tanto en presencia de periodistas como en la cuantía del premio mermado a unos simbólicos 2.000 euros.
El director del tabloide, Francisco Luis Córdoba, ha agradecido el premio y se lo ha brindado “hasta al último becario que actualiza la web en el periódico” no sin repasar chascarrillos y “batallitas” vividas durante su trayectoria con la mayoría de los asistentes.
Gran parte de la plantilla, menos a quienes les tocaba el cierre del periódico, disfrutaron de un coctail relajado donde no faltaron las anécdotas de las maratonianas jornadas de trabajos, las ilusiones vividas, las buenas y las malas noticias.
Un premio a la historia escrita de Córdoba que seguro impulsa a los grandes profesionales a seguir con sus libretas y bolis recorriendo ruedas de prensa, al filo siempre de la última noticia. Uno de los pocos actos donde nadie preguntó: “y esto, ¿cuándo sale?” porque esta vez, los protagonistas saben muy mucho de noticias.