Policías declaran que a la anciana hallada muerta le salían gusanos de los pies necrosados


El fiscal acusa al hermano de dejar que la mujer muriese sin llevarla al médico y un jurado popular deberá dictaminar si es culpable del estado de abandono en el que se encontraba hasta morir

En el juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Córdoba contra un hombre de 72 años acusado de no atender a su hermana enferma con la que convivía hasta dejarla morir han declarado hoy los agentes policiales que el 28 de octubre de 2014 se encontraron a la anciana con 30 kilos de peso y postrada en un sofá llena en un estado de descomposición tal que “los gusanos salían por los pies”.
La escena dantesca ha sido corroborada en la sesión del juicio por unas imágenes mostradas al plenario donde se podía ver a la mujer en un estado de extrema delgadez, estaba llena de moscas y larvas, y con los talones de los pies con con carne necrosada.
El policía que se personó avisado por el 061 ha declarado que el hermano e imputado le dijo que “hacía varios días que no se levantaba del sofá” y que ante la muerte de la anciana “no lo vi muy afectado”.
Algo que causó extrañeza a otro agente de Seguridad Ciudadana porque “una larva de gusanos no sale de la noche a la mañana”.
Por su parte, el responsable de Homicidios de la Policía Judicial de Córdoba ha contado que dio parte al juez de guardia porque tras inspeccionar la casa, en un barrio de la capital cordobesa, “vi algo raro, que no era normal”; “las condiciones de la señora eran bastante lamentables, había gusanos y un gran estado de dejadez y abandono”.
Un cuarto policía, que tomó declaraciones a una vecina, ha indicado que esta mujer le dijo que la víctima había cambiado a partir de que su hermano, un año atrás, se fuese a vivir con ella; que era una señora muy “sociable” pero que ya “ni salía a comprar”.
En esta parte, el secretario del Jurado popular, compuesto por 6 mujeres y 5 hombres, ha formulado algunas cuestiones a través del juez sobre la relación que mantenían los hijos del imputado con su tía fallecida porque, al parecer, uno de ellos describía a la mujer de forma diferente a la que lo hacía la vecina.
El policía que los entrevistó ha respondido que uno de ellos hacía seis meses que no veía a su tía y el otro, más de seis años que no había ido a su casa.
La policía científica que ha testificado hoy ha indicado que el estado de desnutrición que presentaba la anciana así como la presencia de animales necrófilos -larvas- indica una dejadez y abandono “de tiempo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here