La joyería cordobesa, más cerca de ser Indicación Geográfica Protegida (IGP)


La Junta de Andalucía ha mostrado su apoyo en la entrega de los premios San Eloy 2016 en la consecución de esta protección de la UE de los productos no agroalimentarios

El presidente del Parlamento de Andalucía, el socialista cordobés Juan Pablo Durán, ha valorado la industria de la joyería cordobesa en la entrega de distinciones anual que realiza la asociación provincial de joyeros, plateros y relojeros de Córdoba San Eloy que ha tenido lugar a primera hora de la tarde de hoy en Bodegas Campos.
“Tengo el compromiso de reconocer este sector por ser un sector emblemáticos, estratégico y puntal en nuestra economía” a pesar de la “dura crisis que ha soportado”. Por ello, desde la administración autonómica han destacado el resurgimiento de la industria joyera, con renovación generacional, inversión en nuevas tecnologías, desarrollo en mercados internacionales, formación e innovación.

Los premiados con las autoridades hoy en Bodegas Campos. Fuente: LVC.
Los premiados con las autoridades hoy en Bodegas Campos. Fuente: LVC.

Por ello, Durán ha recordado el impulso que la Junta mantiene con el sector de cara a lograr la concesión del distintivo de la Unión Europea (UE) de Indicación Geográfica Protegida (IGP) para la joyería cordobesa, un apoyo y protección para los productos no agroalimentarios, del tipo de las denominaciones de orígenes protegidas de vinos, aceites, entre otros.
Más de 15.ooo empreados en joyería
“Córdoba es mundialmente conocida por dos cosas; su Mezquita-Catedral y su industria joyera”, por ello los joyeros tienen todo nuestro apoyo porque son los responsables del posicionamiento mundial de este sector, según Durán. Además, el presidente del Parlamento andaluz ha valorado que la joyería dé empleo a unas 15.000 personas y que suponga el 20 por ciento de la producción de la provincia.
Asimismo, Durán ha hecho un llamamiento a la unidad de empresarios y administraciones, para conseguir el objetivo de potenciar aún más este sector como referente indiscutible a nivel nacional e internacional.
Por su parte, la presidenta del gremio, Milagrosa Gómez, preguntada por si el sector ya había salido de la crisis, ha respondido que “por lo menos, estamos en el camino”, que no es poco, “quizá no vamos en la velocidad que nos gustaría pero poco a poco estamos notando esa mejoría”; los resultados de este año están siendo “mejores” que el año pasado.
Y más halagüeño es el futuro más inmediato, la campaña navideña, que es “primordial, la más importante del año” y una vez culminada se podrá testear si todos los esfuerzos en formación, adaptación a nuevas tecnologías y modernización del sector se ven compensados.
El presidente de la Confederación de Empresarios de Córdoba (CECO), Antonio Díaz, ha reconocido que la industria joyera ocupa el lugar que merece en el gremio empresarial, por ser innovadora, investigadora, internacionalizadora. Ha situado a la industria cordobesa como un sector estratégico para su economía porque históricamente la ciudad “ha emanado joyería por sus poros” y ahora están surgiendo con fuerza empresarios que quizá cayeron con la crisis pero que se han sabido adaptar a las circunstancias”.
 
Y precisamente a quienes son un ejemplo en la joyería cordobesa, se les reconoce con estos premios anuales que en esta edición han valorado el desarrollo de valores innovadores a Joyeros Martín Ruíz, S.A., una empresa fundada en 1985 por Rafael Ruiz Pino. Desde sus orígenes, la empresa se ha volcado en la fabricación de productos de oro. Ubicada en el Parque Joyero, ocupa un total de 2.500 metros cuadrados y cuenta con una plantilla de 40 personas. Su vocación es netamente industrial, contando con todos los procesos productivos integrados en sus instalaciones: taller de matricería, fundición, estampación, pulidos mecánicos, pulidos manuales, sacadores de fuego, láser de cortes y grabados, baños galvánicos y diseño, así como la recuperación de sus propios residuos.
El premio a la mejor trayectoria empresarial ha sido para José López García que se inició en 1965 en el mundo de la joyería como aprendiz, pero su afán de superación y su espíritu emprendedor le llevaron a crear su propia empresa en 1985. Durante estos treinta años, la empresa José López García se ha dedicado a diseñar y fabricar sus propios modelos en oro. Actualmente está presente en los cinco continentes y tiene una alta incidencia en países como EE.UU, México, Francia, Israel. La razón de ser de la empresa se fundamenta en la calidad y diseño de sus productos, así como en el servicio prestado al cliente.
El premio al apoyo institucional ha recaído en Vanessa Bernard González, consejera delegada de la Agencia Andaluza de Comercio Exterior Extenda, ingeniera agrónoma cordobesa que desde 2013 lleva ocupando este cargo responsable de la internacionalización de las empresas andaluzas.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here