Los teleoperadores piden mejoras laborales


Los trabajadores de este sector llevan desde el 2008 con el mismo convenio colectivo

Esta mañana, los más de 2.000 trabajadores de las empresas contac center de Córdoba estaban llamados, de nuevo, a una huelga para exigir el desbloqueo de la negociación del convenio colectivo. Dentro de la jornada, a las 12.00 horas, trabajadores y miembros del sindicato de Comisiones Obreras se han concentrado en el Bulevar del Gran Capitán, para hacer visible a la ciudadanía la precariedad laboral que soportan los teleoperadores, aunque muchos no han podido asistir a la convocatoria porque en sus correspondientes trabajos no se lo han permitido, según ha declarado Rafael Conejo, delegado de CCOO.

manifestación telemarketing
Huelga de teleoperadores en el Bulevar

Conejo ha manifestado que “estamos aquí porque la patronal no ha querido oírnos”. El sindicalista ha dado a conocer algunas de las peticiones que a día de hoy están sobre la mesa, como la subida salarial y los planes de igualdad “que no se cumplen”, así como ha denunciado públicamente las presiones y el sistema de trabajo que tiene el sector de telemarketing “que provoca numerosas bajas por estrés”.
A las anteriores denuncias se ha sumado la vinculada a la proliferación actual de contrataciones por tres y cuatro horas. “La gente accede a estos contratos porque lo necesita y no hay otra cosa, pero sorprende que un matrimonio que trabaja en estas empresas sumando ambos sueldos no llegue a 700 euros”, ha destacado Conejo.
En este sentido, “este sector va a seguir peleando con el apoyo de los sindicatos, en este caso de CCOO, porque desde el año 2008 se sigue con el mismo convenio y hay más de 2000 teleoperadores en Córdoba que no pueden comer de este empleo”, ha asegurado el sindicalista que no ha dudado en calificar de “esclavos” a los empleados de telemarketing.
Por otra parte, el delegado de CCOO ha asegurado que “somos muy rentables porque cada vez llegamos a más personas desde las plataformas” y ha calificado la situación de incomprensible si se tiene en cuenta que “el año pasado se facturó más de 70 millones de euros limpios, lo que permite dar mejores condiciones a los trabajadores”.
Con respecto a la postura que se va a seguir tras esta última huelga, a la que le han precedido otros parones y manifestaciones en el mes de octubre, Conejo ha manifestado que la intención del sector es “seguir así y vamos a llegar hasta el final”. “La última huelga fue secundada por un 80% y a raíz de la misma esperábamos que la patronal tomara cartas en el asunto pero fue como si le hubiésemos hablado a una pared”, ha concluido el sindicalista.