Los trabajadores de Cosmos, contra la innovación del PGOU


La plantilla afirma que habría 400 despidos si la empresa se traslada a la Campiña para poder usar residuos como combustible

Los trabajadores de Cosmos se han concentrado ante las instalaciones de la empresa para manifestar su descontento en cuanto a la decisión tomada por el consejo rector de la Gerencia de Urbanismo  (GMU) de iniciar la innovación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), lo que haría que esta cementera trasladase su actividad a la Campiña si utiliza residuos como combustible, supuesto en el que ésta se encuentra, ya que es la única que cuenta con la autorización de la Junta de Andalucía para el desarrollo de esta actividad.

Empresa Cosmos. /Foto: LVC
Empresa Cosmos. /Foto: LVC

De esta forma, el presidente del comité de empresa de Cosmos, Delfín Fernández ha afirmado que “nos ha sorprendido la celeridad con la que Pedro García, con la complicidad de sus socios de gobierno, ha llevado ésto a Urbanismo”. Además, ha añadido que “han metido esta renovación por la puerta de atrás y sin que nos dé tiempo a solicitar una concentración en Urbanismo, como la del año pasado”. Con esto, Fernández ha asegurado que “el trabajo que se ha llevado durante ocho meses en la mesa de Cosmos no ha servido para nada y prosiguen adelante con su idea para que estos terrenos dejen de ser útiles”. De la misma forma, “no se han buscado alternativas para la financiación del traslado o la construcción de una nueva fábrica”.
Desde luego, el planteamiento del traslado de la empresa Cosmos a otro lugar “no sería rentable para la empresa”, ya que podría suponer un desembolso de “300 millones de euros, una cantidad que esta entidad no puede afrontar y que finalizaría con el cierre de la misma, con el consiguiente despido de casi 400 trabajadores”. Frente a esto, los empleados “continuarán la agenda de movilizaciones y concentraciones en búsqueda de una solución”.
La GMU ha iniciado esta innovación del PGOU al interpretar que el trámite es posible a la vista de las conclusiones a las que llegó la Mesa de Cosmos, pese a que no hay un pronunciamiento expreso sobre esta cuestión. Los dos únicos grupos políticos que votaron en contra de esta modificación urbanística fueron PP y Ciudadanos.