"No denuncié a Guadalquivir Futuro porque me acababa de separar y me hacía falta el dinero"


Una de las afectadas, que entregó en mano a Christian Menacho, hijo de la gerente, hasta 2.200 euros de su sueldo, cuenta el calvario vivido durante seis meses

Quién le iba a decir a Carmen -nombre ficticio- que un oferta del paro le iba a acabar costando el dinero. Cuando en diciembre de 2015 la llamaron para trabajar como limpiadora para la Fundación Guadalquivir Futuro por el programa Emplea de la Junta de Andalucía nada hacía presagiar el desolador desenlace de un ansiado puesto de trabajo que le llegaba en un momento de máxima necesidad, según ha contado a este periódico una de las afectadas que prefiere mantener su anonimato.

Sede de Guadalquivir Futuro. /Foto: LVC
Sede de Guadalquivir Futuro. /Foto: LVC

“Me acababa de separar y cuando me dijeron que iba a tener un contrato de ocho horas, no me lo pensé”, cuenta. Sin embargo, dice que al poco de empezar, tras haber limpiado un edificio en Huertos Familiares, la presidenta de la Fundación, la socialista Ángeles Muñoz, reunió a un grupo de trabajadoras para decirles que debían entregar 550 euros en mano todos los meses de su sueldo -quedándoles tan solo 650 euros- y que tendrían que realizar trabajos de asistencia a mayores. “La primera vez que tuve que cambiar un pañal a una señora enferma me entró un miedo horrible, no sabía cómo hacerlo pero la necesidad hace que trabajes y calles”, argumenta Carmen preguntada por qué no denunció al Servicio Andaluz de Empleo (SAE) o a la Inspección de Trabajo la situación.
Cuando una de las 32 trabajadoras se informó de sus derechos, les dijo que eso de entregar en mano parte de su sueldo no era nada legal pero, “¿qué harías tu si necesitas el dinero para comer?”
Esta señora también fue enviada a limpiar a la casa de un miembro de la dirección de la Fundación y cuando los ancianos enfermaban, las enviaban a casa de los hijos a limpiar; “ha habido muchas irregularidades que todos hemos callado por no perder el trabajo”.
Ella sólo quiere que se llegue al fondo de la cuestión del asunto, que se investigue qué hizo la Fundación con el dinero que les entregaban los trabajadores de su nómina, que en el caso de Carmen asciende a 2.200 euros porque los dos últimos meses se negó a dárselo a Cristian Menacho, hijo de la presidenta de la Fundación. “Con ese dinero me aseguro el pago de mi alquiler por unos cuantos de meses”, se lamenta la mujer, que ahora sobrevive con el subsidio de desempleo.
Ayer también la concejal del PP en el Ayuntamiento de Córdoba María Jesús Botella manifestó que su grupo ha solicitado al gobierno local los expedientes de la adjudicación de subvenciones de la Delegación de Servicios Sociales a la Fundación Guadalquivir Futuro y a la Asociación de Jóvenes Hacia el Futuro, ambas sancionadas por supuestas irregularidades en el uso que hicieron del dinero público de las ayudas concedidas por la administración autonómica porque a pesar de este escándalo el consistorio cordobés le ha otorgado una subvención de 7.936 euros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here