Las ordenanzas salen con el "sí condicionado" de Ganemos


La formación verde advierte que "la confianza en que se cumplan los acuerdos firmados va mermando"

El cogobierno municipal ha logrado finalmente el respaldo del grupo de Ganemos Córdoba al expediente de ordenanzas fiscales para 2017, que ha sido aprobado inicialmente con el voto afirmativo de PSOE, IU y Ganemos; la abstención de PP y UCOR, y el voto en contra de Ciudadanos, en el transcurso de un Pleno que discurrió, a grandes rasgos, en un clima de consenso en el que, pese a las discrepancias, los grupos valoraron la voluntad de diálogo.

Público asistente al Pleno sobre ordenanzas.
Público asistente al Pleno sobre ordenanzas. /Foto: LVC

Desde Ganemos han explicado que este respaldo no es un cheque en blanco al equipo de gobierno. Pese al apoyo dado, el concejal Alberto de los Ríos no ha ahorrado críticas al gobierno local, como, por ejemplo, la nula información dada hasta el momento sobre el proceso de redacción de los presupuestos municipales para el año que viene, porque “apoyar las ordenanzas sin conocer las líneas del presupuesto es algo muy difícil”. “Es difícil decidir cuánto vamos a recaudar sin saber en qué lo vamos a gastar”, ha añadido.
La intervención de Alberto de los Ríos en el Pleno no ha estado exenta de críticas al gobierno local. “La ejecución de acuerdos no está siendo muy ejemplar”, ha señalado en alusión a los firmados el pasado año, algo que provoca que la “confianza en que los acuerdos firmados se cumplan va mermando y por eso tenemos cada vez más dificultades para encontrar otro acuerdo”.
Al igual que ocurriera el año pasado, los cuatro votos de la formación verde son decisivos para la aprobación por parte del gobierno municipal de sus grandes documentos económicos. Por este motivo, han rubricado un documento que, a lo ya sabido, modifica el expediente fiscal en cuestiones como finalizar el proceso para la conversión a tasa del precio privado del agua para 2017, que era aún un punto pendiente de cumplimiento desde el año pasado. También piden mayor transparencia en la elaboración de los precios públicos y la elaboración de un cuadro para todas las bonificaciones.
También se incorpora el estudio de una tasa del Ayuntamiento a las grandes superficies comerciales “por la sobregeneración de residuos”, o de la conocida como tasa turística, por la que pagarían sólo los visitantes que pernoctarían en la ciudad. Por último, se verá la posibilidad de bonificar a los cuidadores de patios y la posibilidad de cambiar el modelo de tasa que pagan los establecimientos hosteleros “buscando primar la menor ocupación de la vía pública”.
Finalmente, además de estos acuerdos rubricados con Ganemos, y de la congelación del IBI ya conocida, desde el gobierno local se han hecho gestos con el PP y con UCOR para lograr su abstención. Así, a los populares se les ha concedido que la subida en la entrada general del Zoo, en vez de ser del 50 por ciento sea del 21,4, por lo que en 2017 sólo subirá un euro. Además, según ha explicado el portavoz adjunto del PP, Salvador Fuentes, se está buscando la fórmula para recuperar que la gratuidad en el acceso al Zoo sea hasta los cinco años, a lo que la edil de Hacienda, Alba Doblas, respondió que no pagarían los menores acompañados que estuvieran en ese tramo de edad.
En el caso de UCOR, se han aceptado las propuestas de estudiar la posibilidad de implantar en Sadeco, al igual que ya existe en Emacsa, un mínimo vital para garantizar el servicio a aquellas personas y familias carentes de recursos. También se atiende la bajada en la tasa de veladores en un cinco por ciento por lo que tiene esta actividad de generación de empleo.
La teniente de alcalde de Hacienda, Alba Doblas, señaló el objetivo de las ordenanzas es “consumar el rescate” de la sociedad y el cumplimiento de aquello a lo que se han comprometido, con el agradecimiento a los grupos de PP y UCOR por su abstención.
Por el PP, intervino el portavoz adjunto, Salvador Fuentes, quien ha reprochado “la descoordinación y la falta de criterio global” en el proceso de elaboración de las ordenanzas fiscales. También ha hecho referencia al cambio en la facturación que se hará en el futuro según el acuerdo firmado entre el equipo de gobierno y Ganemos para que el precio del agua potable deje de ser precio público y pase a ser una tasa, por lo que ha advertido que “La tasa nos va a crear problemas de gestión y de recaudación”.
Fuentes ha defendido las enmiendas presentadas por su grupo y que no han sido admitidas por el gobierno local y señaló que es posible aún reducir más algunos de los conceptos tributarios, como había solicitado el PP.
El Partido Popular ha valorado el expediente como “un gran triunfo de los cordobeses que no querían que subieran los impuestos”. Su portavoz, José María Bellido, ha indicado que su grupo “ha sido la voz de esa decena de miles de cordobeses que estaban contra el incremento del IBI”, algo que se ha logrado “con la presión de la calle”, por lo que su grupo ha hecho “una oposición útil y responsable”.
El único grupo que ha votado en contra es el de Ciudadanos. Su portavoz, David Dorado, quien hace unos días criticaba que no estaban satisfechos con el cumplimiento de los acuerdos firmados el pasado año, ha afirmado que en el documento de ese año “hay muchas cosas que no nos gustan”. Este concejal ha insistido  en que es posible bajar el IBI un cinco por ciento a aquellas personas que tengan domiciliado el pago del mismo y estén acogidos a un plan tributario municipal, algo que ha explicado que se puede hacer, aunque en el gobierno local “no tienen ni idea de en qué va a gastar el dinero”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here