Érase una vez una contadora de cuentos


Ana Espino, autora de "El cuento de Lucía", publica su primer libro de relatos, "Paporsi quieres que te cuente" con historias divertidas, de la vida en general y de la suya en particular

Ana Espino ha sido gerente de una empresa de estructuras de hormigón durante 27 años. Pero la crisis llegó y al cierre de la empresa, en la que dirigía a medio centenar de fornidos trabajadores, llega el cáncer. Bueno, los cánceres; los que tuvo su madre, una “fiera” que da nombre a la Calle Voluntaria María Cañas, alma mater de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en Córdoba. Luego el cáncer que se llevó a Lucía, una pequeña de 9 años para quien Ana se estrenó como “contadora de cuentos” o “cuentista”, como le dice su padre.

De la historia de esa niña surge “El cuento de Lucía”, editado por la Diputación de Córdoba. Recientemente, de nuevo el cáncer que, a pesar de lo duro que le ha azotado en su vida no es para nada tabú en su vocabulario, sino, todo lo contrario, parece que se ha convertido en una musa pero llena de alegría, positividad, coraje, fuerza, valor y sobre todo amor por la vida. Con su segundo cuento “Luneando sonrisas” para la asociación “Sonrisa de Lunares”, sigue tratando la maldita enfermedad de una manera casi mágica o al menos lanzando un mensaje de positividad y de plenitud vital. Porque ella es “disfrutona” de la vida.

Portada de "Pa´por si quieres que te cuente". Fuente: LVC.
Portada de “Pa´por si quieres que te cuente”. Fuente: LVC.

– Ana, ¿cuál es su profesión?
– He trabajado 27 años en una empresa que fabricaba estructuras de hormigón. Pero llegó la crisis y tras 45 en marcha, cerró. Llegué a ser gerente pero cuando se acabó, tuve diez días de resurgimiento, como el Ave Fénix en los que hasta se me cayó el pelo y, con ayuda de mi familia, reconvertí mi profesión y ahora soy maestra de ceremonias en www.tecasoymas.com
– ¿De dirigir a un equipo de hombres que trabajaban en construcción a casar a gente?
– A mí siempre me ha gustado escribir historias sobre la vida de otras personas; que alguien quería escribir una carta a su marido, me contaban un poco su historia y yo escribía un texto con el que la gente se emocionaba. Así es que un día, vi a una novia entrar a los juzgados a casarse y salir cinco minutos después y me pareció horrible que un día tan importante fuese así de frío. Así es que ahora escribo obituarios en para sepelios y organizo todo tipo de eventos, como bodas para gente muy especial en www.tecasoymas.com.
– Y además, es contadora de cuentos. ¿Cómo empieza a escribir?
– Como comentaba, siempre he leído muchísimo, de todo. Me encanta la poesía de Machado pero leo hasta las etiquetas del champú. Y resulta que cuando a mi madre, María Cañas, le detectan cáncer, además de madre se convierte en una “fiera” y se implica muchísimo en el germen de lo que hoy es la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en Córdoba y me arrastra como voluntaria en oncología pediátrica. Allí conozco a Lucía, una niña de 9 años muy simpática con la tuve un flechazo a primera vista. Justo cuando le iban a dar el alta tiene una recaída y deja de hablar, era su forma de mostrar su enfado. De ahí surge “El cuento de Lucía” una historia que escribo para ella y que cuando le leo, Lucía vuelve a hablar.
Ana Espino, posando para La Voz de Córdoba. Fuente: LVC.
Ana Espino, posando para La Voz de Córdoba. Fuente: LVC.

– Y después de esa “revelación literaria”, continúa escribiendo.
– Si, sigo escribiendo historias; le pido a la gente que me cuente cosas y con eso hago cuentos de agradecimiento, homenajes, obituarios. También he escrito “Luneando sonrisas” para la asociación cordobesa Sonrisa de lunares. Hace un año, Rakel Winchester me abre un Facebook y empiezo a escribir cositas y veo que gente a quien yo admiro le da a “Me gusta” a los post. Mi amigo Vicente Povedano me habla de la posibilidad de irme a Proyecto Lunar a escribir y me pongo en contacto con Evoluciona Consulting que me han hecho la portada.
– Y, ¿de qué trata “Pa por si quieres que te cuente”?
– Yo siempre voy con una libreta a cuestas, y voy escribiendo a salto de mata. He tenido ayuda para ordenar mis anotaciones y estructurar todo. He resultado han sido medio centenar de relatos de unos 150 iniciales sobre historias que me han pasado a mí, que me han contado, con tintes divertidos, muy positivos, los hay fatales también, pero todos con muchas ganas y coraje, una actitud con la que yo enfrento la vida.
– ¿Cuáles han sido tus referentes literarios?
– Yo leo hasta la trasera de los champús. Leo muchísimo, libros que me recomienda la gente, que escriben conocidos. Me gusta Machado porque aunque no soy poeta pero me encanta la buena poesía.
– Hoy lo presenta al gran público en el Real Círculo de la Amistad, ¿qué hará mañana, algún proyecto en mente?
– Bueno, estoy con una novela, pero es algo muy ambicioso y quiero tomármelo con calma.
 
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here