La "guerra por el chorizo de las lentejas" en los comedores escolares


En el colegio Al-Ándalus de Córdoba los afortunados que tienen acceso al comedor escolar no llegan al 30 por ciento del alumnado y el AMPA además se queja del servicio

“No todos los días que les toca fruta les sirven una pieza, a veces, tan solo trozos de manzana o gajos de naranja” cuenta a este periódico una de las madres del AMPA del Colegio Al-Ándalus de la capital, donde de sus 800 alumnos tan solo 230 pueden ir al comedor escolar; más de un centenar se ha quedado fuera del cupo”.
Esta madre, que ha probado la comida del comedor, no se queja de que el menú no sea equilibrado sino del servicio: escasez de comida, alimentos recalentados que al final, “los niños se comen fríos” y algunos platos como el puré de remolacha o “los trozos de manzana o gajos de naranja que les dan algunas veces cuando les toca fruta en vez de darles la pieza entera”.

Lentejas. Fuente: LVC.
Lentejas. Fuente: LVC.

Además, este año son 105 los niños que se han quedado sin poder acceder al comedor, sobre todo, de familias donde solo uno de los progenitores trabaja, algo que, a su juicio “no significa que no tengan carencias económicas para dar de comer a sus hijos”. El criterio de adjudicación de plazas prioriza a los niños en riesgo de exclusión social y a familias donde los dos no trabajan pero “¿qué pasa si solo trabaja uno y el sueldo no alcanza para dar de comer en casa?” se queja esta madre que denuncia que en el centro donde estudian sus hijos “se han quedado niños de tres añitos sin comedor” a pesar de que son los alumnos de Infantil los que más puntos tienen para poder acceder.
Esta madre propone que se hagan dos turnos en el comedor para dar de comer al centenar de niños que lo han solicitado y se lo han denegado o bien, instalar en el colegio una cocina para evitar traer comida congelada como tienen centros como el colegio Aduana o el Duque de Rivas, “así los niños comerían los platos calientes”. Sin embargo, esta opción supondría que la gestión de esta acción directa sería responsabilidad de la dirección del centro tanto la organización, el servicio, la contratación de personal y la administración de los recursos pero, “mejoraría la calidad de las comidas” dado que ahora los días de lentejas es “la guerra de a quién le cae el chorizo”.
 
 
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here