Un debate con muchas ofertas y pocos compromisos


Si hay que sacar una conclusión clara del resultado del debate sobre el estado de la ciudad es que la totalidad de los grupos de la oposición evidenciaron la escasa gestión del cogobierno municipal, mientras éste se enrocó, un año más, en la herencia recibida del mandato del PP para justificar tanto sus realizaciones como la presentación de proyectos. Como si nada hubiera ocurrido en estos 16 meses, la alcaldesa, Isabel Ambrosio, cerró su turno de intervenciones con la presentación de una batería de 14 propuestas para el futuro, a modo de nuevo programa para lo que resta de mandato.

Isabel Ambrosio y Pedro García. (debate)
Isabel Ambrosio y Pedro García. /Foto: LVC

Otros grupos también hicieron sus propuestas, como es el caso del Partido Popular y de Ucor, para avanzar en las grandes líneas de gestión política en el Ayuntamiento, pero no recibieron el más mínimo gesto desde el gobierno municipal. En medio, los de Ganemos desplegaron la artillería para dejar en evidencia los puntos débiles tanto de PSOE como de IU. Los dos grupo minoritarios insistieron en la “parálisis” de la ciudad.
La intervención del portavoz de Ganemos, Rafael Blázquez, congeló el gesto en buena parte de los 11 ediles que componen el gobierno local. Habló de la comisión de seguimiento del pacto de gobernabilidad, de la que dijo estar “decepcionados de cómo ha funcionado”, porque “la voluntad es escasa y el funcionamiento manifiestamente memorable”. En alusión directa al portavoz de IU, Pedro García, dijo que él “no sacaría tanto pecho al hablar de la promoción turística, porque no sé si es ahí donde hay que poner el esfuerzo”. También reclamó “una hoja de ruta” para reclamar la titularidad pública de la Mezquita-Catedral y aludió al cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, que “no puede demorarse más”.
Ambrosio desplegó al final de su intervención una propuesta de resolución basada en 14 puntos, con numerosos subapartados, entre los que destaca la creación de una segunda casa de acogida para familias en parte de las dependencias que aún quedan libres en el antiguo Hospital Militar, así como anunció la presentación del plan de rescate, que lleva en el cajón desde el verano de 2015. La alcaldesa volvió a insistir en la transparencia en la gestión como una de las banderas de su mandato y anunció un Plan Transversal de Género que será de aplicación en todo el Ayuntamiento, empresas municipales y organismos autónomos.
Bajo los criterios de la justicia social y de la redistribución de la riqueza, señaló que la progresividad fiscal será “efectiva” en Córdoba, del mismo modo que se buscará el reequilibrio de la fiscalidad municipal. Dejó también claro que los pilares económicos de la ciudad son el turismo, patrimonio, creación cultural, investigación, desarrollo e innovación, comercio de cercanía, industria agroalimentaria, las energías renovables o la economía social, cooperativa y colaborativa.
En las medidas presentadas por la alcaldesa al término del debate también las hay dedicadas a la movilidad, al cercanías, al fomento de la bicicleta y el apoyo a Aucorsa. En otro apartado prometió “adelantar servicios de abastecimiento de luz y agua, incluso antes de llegar a las fases de reparcelación y urbanización” en las parcelaciones urbanizables, incluso antes de las fases de reparcelación y urbanización. También anunció más instalaciones deportivas, llevar las actividades culturales a todas las barriadas y una mejora y modernización del recinto ferial de El Arenal, pero en los cinco folios de propuestas no había ni una sola línea dedicada a las inmatriculaciones de la Iglesia, el verdadero caballo de sus socios de IU así como también de Ganemos, como dejaron patente en el transcurso del debate.
El portavoz popular, José María Bellido, cerró su intervención en el debate tendiendo la mano al gobierno municipal, al ofrecer unos acuerdos de ciudad en materias tan concretas, como el empleo, las empresas públicas, las inversiones, para que Córdoba sea la ciudad del conocimiento y un pacto por las personas, contra la desigualdad. Del mismo modo, el portavoz del Grupo Mixto (Ucor), Rafael Serrano, también reclamó consenso sobre un plan para apoyar “al escaso sector empresarial, comercial y laboral que nos queda”, así como crear nuevas actividades empresariales, actuaciones integrales en los barrios más desfavorecidos, apostar por la rehabilitación de viviendas, potenciar el sector agroalimentario o pedir una actuación integral en el Guadalquivir.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here