Los trabajadores del Consorcio tendrán que examinarse si quieren ser fijos


Este periódico publicó ayer que García daba por zanjada la polémica del Consorio diciendo que no tendrían que pasar ninguna prueba para pasar a ser plantilla municipal y fue un error de interpretación ya que la realidad es que no habrá pruebas para pasar al “nuevo ente” que gestionará el turismo en la ciudad porque éste, una vez creado, “se subrrogará en la totalidad de las relaciones jurídicas laborales del Consorcio de Turismo, al amparo de lo previsto en el artículo 44 del Estatuto de los Trabajadores, no conllevando, en ningún caso, el reconocimiento de la relación laboral del personal al que se le hará la cesión global de activos y pasivos del Consorcio de Turismo como de naturaleza fija de plantilla hasta que no superen los procesos selectivos que se convoquen con pleno respeto a los principios constitucionales de igualdad, mérito, capacidad y publicidad
previstos legalmente para el acceso al empleo público”.

Turistas en el Puente Romano. / Foto: LVC
Turistas en el Puente Romano. / Foto: LVC

Según cita literalmente la nota recibida desde la Delegación de Turismo “el consorcio aún se encuentra en disolución. Los trabajadores tienen garantizado su paso al nuevo instrumento de gestión de las políticas municipales que, como máximo se constituirá el 31 de marzo. Se les reconoce como trabajadores pero no en su condición de fijos”.
Surgen dudas no obstante a raíz de esta nueva información, como por ejemplo si a la vista de que es hasta ahora el ayuntamiento el que tiene que aceptar los activos y pasivos, ¿será posible hacer una especie de “puente” para que los trabajadores vayan directos al ente sin pasar por el ayuntamiento?. Esta claro que esta es la idea, y de ahí el retraso hasta el 31 de marzo para que tenga efecto su liquidación.
También habría que preguntarse si la Ley de Sostenibilidad y Racionalización, la misma que instaba a modificar estatutos y, según Pedro García a liquidar urgentemente el Consorcio, permite volver a crear un ente instrumental dependiente del ayuntamiento; la cosa pinta a que no.
Y por último, parece optimista pensar que un organismo, que a día de hoy está sin definir, que no concreta su fórmula jurídica, y que nace ya viciado con un proceso de liquidación mas que polémico y muchas dudas sobre el futuro de los trabajadores, pueda estar operativo el uno de abril.
Ya se verá. Es lo que tiene la prensa, que lo escrito, escrito queda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here