Investigación interna en Pozoblanco para descubrir si la joven agredida denunció la violación


Aunque no consta denuncia oficial, el Ayuntamiento va a investigar si la joven de 21 años, presuntamente agredida por los 4 procesados de sanfermines, pudo haber relatado los hechos a un Policía Local

El alcalde de Pozoblanco (Córdoba), Emiliano Pozuelo, ha informado hoy de que iniciará una investigación interna para determinar si la presunta víctima de una violación por parte de cuatro de los cinco procesados por abusar sexualmente de otra mujer en los pasados Sanfermines efectúo “algún tipo de denuncia o comunicación ante la Policía Local” de la localidad por estos hechos.

violación
Fachada de la Policía Local de Pozoblanco

El alcalde ha especificado que ha solicitado a la Jefatura de la Policía Local de Pozoblanco un informe acerca de las “denuncias e incidencias acontecidas en el fin de semana del 30 de abril al 1 de mayo de 2016”, fechas en las que presuntamente se produjo este caso de abusos a una joven de 21 años en la localidad.

El regidor explica que la investigación se abre “tras tener conocimiento de una serie de informaciones que apuntan a que la joven denunció los hechos de forma verbal a un agente de policía local”, tal y como publican hoy diversos medios.

Por ello, el alcalde ha decidido “abrir una investigación interna para determinar si se produjo algún tipo de denuncia o comunicación a agentes de la Policía local de Pozoblanco”.

“Sí se ha constatado esta mañana por parte de la Jefatura de la Policía Local de Pozoblanco que no existe ninguna denuncia oficial en este departamento”, ha concluido Pozuelo. Cabe añadir que tampoco consta en la Guardia Civil ninguna denuncia relativa a estos hechos, según ha podido saber Vélites.

El juez de Pamplona que investiga la supuesta violación en grupo los pasados sanfermines ha imputado a cuatro de los cinco procesados un presunto delito de abuso sexual cometido el pasado mayo de otra chica de 21 años en una localidad de Córdoba, y ha derivado la causa al Juzgado de Pozoblanco, partido judicial al que pertenece la localidad en la que supuestamente se llevaron a cabo los hechos.

Según explicaba el Tribunal Superior de Justicia de Navarra, los investigados grabaron los hechos de la localidad cordobesa en un móvil y compartieron un vídeo en un chat, según señala el auto, que puede ser recurrido, en el que el magistrado sostiene además que “existen serios indicios de que podrían haberse utilizado sustancias específicamente destinadas para provocar la inconsciencia de la víctima”.