"El equipo de gobierno está dejando que se pudran los proyectos de ciudad"


José Antonio Nieto considera, en relación a Ganemos, que "es muy difícil gobernar con quien tiene que preguntar los temas complicados a sus noventa amigos"

El fin del verano, que no del calor, ha supuesto un arranque de la actividad política en el Ayuntamiento fuera de lo habitual, ya que han brotado cuestiones que afectan más a las relaciones entre quienes sostienen el gobierno local que han perturbado la gestión municipal. Ganemos llama a la puerta del equipo de gobierno, mientras PSOE e IU tensan la cuerda de sus relaciones. El presidente del PP en Córdoba y de su grupo municipal, José Antonio Nieto, reflexiona sobre unas situaciones hasta ahora inéditas en la política local.
-¿Cómo ha visto el inicio del curso político en el Ayuntamiento?
-En el Ayuntamiento empezamos un curso político con la obligación de ir a septiembre porque se ha suspendido casi todo en junio. El equipo de gobierno ha sido el estudiante remolón que ha dejado las cosas para el ultimo momento y ha estudiado muy poco y eso llevo a suspender casi todo en junio. El verano no lo han empleado en mejorar y estudiar, porque han reiterado los mismos errores. El más grave es hacer recaer en los cordobeses el coste de su ineficacia con la subida de impuestos. Tenían un proyecto listo para empezar, como el metrotren y lo convirtieron en un problema, también el centro de convenciones y también es un problema, que tenían proyectado y financiado y la están gestionando fatal. En fin, es el curso de un mal alumno y esperamos que esas malas notas no las paguen repitiendo el resto de los ciudadanos.

José Antonio Nieto (gobierno)
José Antonio Nieto. /Foto: LVC

-¿Qué le parece la postura de Ganemos con el suspenso al gobierno municipal y la asamblea que decide que hay que negociar la entrada en el gobierno local?
-Hemos sostenido -y el tiempo nos da la razón- que el único pegamento que unía a los tres partidos era echar al gobierno del PP. Una vez que lo consiguieron en junio de 2015 se han dedicado a pelearse y a preocuparse de sus cuitas internas y a dejar que se pudran los proyectos de ciudad. Un año después ya no se piensa en el interés de la ciudad sino en el particular de cada uno de los partidos. IU y Podemos firman una alianza a nivel nacional, que no les ha ido bien, y esa unión han tratado de realizarla a nivel municipal en Córdoba y eso desequilibra las fuerzas porque Unidos Podemos tendría ocho concejales y el PSOE siete y a estos no les gusta este reparto de cartas y lo van a impedir, porque tarde o temprano van a impedir que el PSOE y la alcaldesa tuviesen una posición preeminente en el gobierno. El problema es que esa pelea entre los distintos gallos del corral del gobierno municipal también afecta y paraliza a la ciudad. José María Bellido ha ofrecido estabilidad al PSOE para que la ciudad no se paralice, pero prevalece e importa mucho más el que los partidos se vayan cubriendo en los riesgos que ven en el horizonte en vez de atender los problemas de los cordobeses. Éste es el drama que sufrimos en Córdoba.
-¿Descarta, por tanto, que Ganemos entre en el gobierno local?
-El PSOE, y más en la situación que está viviendo hoy día, no puede permitir la entrada de Ganemos en el gobierno porque supondría el inicio del canto del cisne, el diluirse en un gobierno en el que sería minoría. Eso lo saben en el PSOE y estoy convencido de que no se van a incorporar. Es muy difícil gobernar con un partido que cada vez que hay que decidir un asunto complicado dicen que se lo van a preguntar a sus noventa amigos. Eso en la oposición es divertido y en el gobierno es un lastre muy pesado.
-¿Qué es lo que desea el PP para el futuro del PSOE?
-Lo mas importante para todos es que el PSOE resuelva sus problemas internos, pero lo es más que el PSOE sepa qué papel juegan en 2016. La perdida de identidad absoluta, la incapacidad de defender un modelo diferenciado del populismo, riguroso, serio, estable es lo que le ha llevado a esta situación. Espero que recupere su espacio, su discurso, y defienda la estabilidad de España y el buen gobierno para ciudades como Córdoba. Mientras no lo haga estará en crisis. Debe ser un partido serio, estable, comprometido con las instituciones y con las leyes y no un imitador de Podemos, que es lo que ha venido haciendo en los dos últimos años.
-¿Cree que habrá terceras elecciones?
-Espero que no haya terceras elecciones, que se pueda resolver la situación cuanto antes y que se desbloquee la posibilidad de tener Gobierno en España, pero para que esto ocurra el PSOE tiene que demostrar su compromiso con lo españoles. No sirve hacer un compromiso vergonzante para ganar tiempo y resolver sus problemas internos sino un compromiso generoso y útil a la sociedad española propiciando un Gobierno garantizando la estabilidad con presupuestos justos para los españoles y evitando incertidumbres con un paquete de medidas que cumplan los compromisos con la Union Europea. Todo eso contribuye a la imagen del PSOE serio, responsable y homologable a nivel europeo que se ha perdido en los últimos años y que le devolvería el liderazgo de la izquierda que ahora está en cuestión.
-¿Ha variado el peso especifico de Córdoba en España y Andalucía en este año y medio?
-Nos costó mucho trabajo ubicar la ciudad por encima de personalismos. Durante muchos años fue el califato rojo de Anguita y se transmitió una imagen de ciudad extraña, la única con gobierno comunista. Después fue esa Córdoba en rosa que intentó vender Rosa Aguilar, donde la promoción era de la alcaldesa y no de la ciudad y nosotros quisimos que Córdoba fuese la que llenase toda esa promoción y el verdadero contenido de lo que queríamos promocionar. Un año después, Córdoba se ha diluido en el acuerdo con Malaga y Sevilla, que no garantiza que Córdoba crezca en turismo e imagen y se ha frenado de forma radical la promoción de Córdoba. Las inercias en el city marketing son que los resultados no llegan cuando empiezas ni se acaban cuando dejas de hacerlo. Me temo que si no cambia la estrategia se verá cómo esos éxitos en materia turística van a empezar a caer. Hay personas que viven del turismo y van a ver afectada esas situación por parte de la gestión del Ayuntamiento. Una cosa que me preocupa es el sometimiento a los intereses de la Junta, que vuelve a ningunear a Córdoba y la alcaldesa no sólo no lo impide sino que lo aplaude y eso me preocupa. Córdoba ha sido muy maltratada y con esfuerzo, trabajo y reivindicación fuimos desatrancando cosas que nos correspondían, como el Plan Turistico de Grandes Ciudades, que llego doce años después que a otras ciudades y ahora nos vuelven a poner en la cola.
-¿Es recuperable esta situación?
-Sí. En nuestro cuatro años de gobierno demostramos que las cosas se pueden revertir. Hay técnicos muy buenos en el Ayuntamiento y hay iniciativa, lo que falta es un proyecto de ciudad y un pastiche que se resume en echemos al PP y poco más, así como tener gestores capaces de sacar adelante esos proyectos.Tendremos que asumir que en dos años y medio habrá elecciones y el PP tiene que hacer bien su trabajo y presentar la mejor candidatura y el mejor programa para situar a la ciudad en el lugar que le corresponde.
-Una característica de estas últimas semanas es el enconamiento de problemas como Cosmos o el Consorcio de Turismo?
-Esto se ve en los debates internos. La ausencia de proyectos y la debilidad en la gestión hacen que al final primen los planteamientos ideológicos, como si la oposición fuese al mismo tiempo gobierno, algo muy delicado y peligroso. Vemos cómo entre ellos hay matices muy diferenciados. La gestión de la GMU no le gusta a la parte del PSOE, la alcaldesa dijo que la gestión en Hacienda era muy mejorable, en IU critican la labor en Cultura y cada vez son más manifiestas las diferencias de criterio, porque no hay un proyecto común. Esto se va a ir viendo cada vez más. En poco tiempo, IU o Unidos Podemos van a querer trasladar a la opinión publica su proyecto a las próximas elección y el PSOE lo mismo, y ese proyecto diferenciado va a ser cada vez más evidente y sacar adelante iniciativas unificadas dentro del gobierno municipal será imposible.
-¿Ve que las últimas elecciones reflejan una caída de las nueva políticas?
España sufrió como otros países una crisis que no fue sólo económica sino una manifestación o espoleta de una crisis social que estaba subyacente. Había gasolina con los vergonzantes casos de corrupción y eso provocó una reacción muy radical de una parte de la sociedad. Dio paso a nuevas formaciones y se radicalizó el voto. La buena gestión por el gobierno de Mariano Rajoy, la demostración de que desde el sentido común las cosas se puedan mejorar, esa radicalización se va moderando y esa moderación hace que pierdan peso las formaciones políticas que capitalizaron esa parte más activa del dolor que vivía la sociedad. Cuando más tiempo pase y mejor sea la situación económica y mas empleo se cree, se va a mejorar. Por eso es importante que el PSOE se normalice. El PSOE ha gobernado 20 años defendiendo un modelo socialdemócrata que es muy diferente a lo que predican hoy sus líderes y que les ha llevado a hacerse enmiendas defendiendo volver a cambiar la Constitución para eliminar el principio de estabilidad que introdujo Rodriguez Zapatero. Necesitamos recuperar un PSOE sensato porque la sociedad quiere volver a la estabilidad.
-¿Volvera el bipartidismo?
-Probablemente no. Tenemos los partidos que aprender de los errores cometidos y de la necesidad de mantener diálogos abiertos. Inicié mi actividad en política en un partido pequeño, el CDS, que era un partido de centro que quería ayudar a la estabilidad en España, y facilitar el gobierno sin apoyarse en los extremismo, que la estabilidad la diera una fuerza moderada. Y esos partidos con una fuerza razonable shas llegado para quedarse. Tardaremos en ver mayorías absolutas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here