El Archivo Municipal se someterá a una reforma integral


La intervención prevé la recuperación de su fisonomía original y la adaptación a las normativas actuales para la conservación de documentos

La sede del Archivo Municipal de Córdoba se someterá en breve a una reforma integral. Este inmueble de la calle Sánchez de Feria, el más antiguo del patrimonio municipal después del Alcázar, “recuperará la estructura original de la casa”, como ha confirmado la directora del mismo, Ana Verdú, a la vez que se mejorarán sus instalaciones y se adaptará a la normativa vigente para la conservación de documentos históricos.

Interior del Archivo Municipal.
Interior del Archivo Municipal. /Foto. LVC

Las obras podrían comenzar en torno a final de año por un periodo máximo de 14 meses. El precio de licitación de estos trabajos asciende a 2,5 millones de euros y durante este tiempo no se suspenderá la atención a los usuarios no investigadores, ya que se alquilarán unas dependencias en el centro parroquia de la Trinidad, colindante con el Archivo, donde se habilitará una sala de consultas más otras dos para administración y dirección.
Verdú ha informado de que esta casa solariega de los Guzmanes tiene unos orígenes documentales se remontan al siglo XIV, aunque por su ubicación puede ser anterior a 1236. A lo largo de su dilatada historia fue morada de Leonor López de Córdoba, quien funda dos mayorazgos, uno de ellos sobre este inmueble, que curiosamente le llama en el documento notarial como la Aljafería, algo comprensible cuando se visita el patio principal y se además sabe que Leonor nació en tierras aragonesas. Aparte de la intervención en el inmueble, este proyecto “hiper trabajado” de los arquitectos Carmen Chacón y Francisco Javier Valverde, contempla también la restauración y conservación de los bienes patrimoniales que tiene la casa, como es el caso de azulejos o brocales de pozo, entre otros elementos.
Patio del Archivo Municipal
Patio del Archivo Municipal. /Foto: LVC

El espacio donde se conservan los fondos documentales en los armarios compactos pertenece a un inmueble anexo al principal que no tiene el mismo grado de protección que la casa de los Guzmanes. Allí se va a instalar un complejo sistema de climatización para que de forma constante la temperatura y la humedad garanticen su óptima conservación. Pero en este archivo no todos los soportes son iguales, por eso se construirán unas cámaras especiales e independientes, con características muy concretas, tanto para los pergaminos como para la fototeca.
En el patio principal se habilitará una sala para la recepción de los grupos, fundamentalmente escolares, que visitan el Archivo Municipal. Enfrente, se situará, como explica Ana Verdú, un espacio de exposiciones permanentes donde de forma periódico irán rotando muestras de los fondos propios relacionadas con efemérides o con acontecimientos de la ciudad.
En el proyecto se contempla también un espacio para el taller de recuperación de documentos de alto valor histórico, algo que, en opinión de la directora, “es una necesidad constante”, ya que “hay veces que tenemos que restaurar con más urgencia los primeros listados de ordenadores en papel pijama que otros documentos con siglos de historia”.
Interior del Archivo Municipal.
Interior del Archivo Municipal. /Foto: LVC

Durante el tiempo que permanezca el edificio del Archivo Municipal en obras no decaerá lo más mínimo su actividad. Uno de sus cometidos principales, aparte de la custodia de los fondos históricos, es la gestión de la documentación que actualmente se genera en el Ayuntamiento. Por esto, la sede de Sánchez de Feria está desde hace tiempo reservada a los documentos más antiguos, mientras en otros puntos de la ciudad hay espacios para custodiar los más recientes.
El Archivo Municipal se conservó durante siglos en el convento de San Pablo hasta la destrucción del mismo tras la Desamortización. Entonces, pasaron al viejo Ayuntamiento de la calle Capitulares, donde estuvo hasta 1969, en que se trasladó a la casa de los Guzmanes. Durante décadas compartió este espacio con la Biblioteca Municipal, hasta que ésta se trasladó a las dependencias actuales del antiguo cuartel de Infantería.
 

1 Comentario

  1. Mucho remontarse a antigüedades y luego llamarla de los Guzmanes, cuando en el dintel de la puerta tiene el escudo de los Hoces y así lo confirma el estudio de Sánchez de Feria, que también vivió en ella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here