La Asociación de Rehalas apuesta por la tradición montera


En su treinta aniversario, esta asociación de amantes de los perros de caza reivindica el papel de la caza de la provincia, referente en España de este arte tradicional

Jorge Guillén, Miguel de Cervantes, Ortega y Gasset. No son pocos los literatos que han dedicado sus letras al arte cinegético, como bien recopiló el presidente de la Audiencia Provincial de Córdoba, Francisco de Paula Sánchez-Zamorano en “La caza en la literatura”. Sin embargo, las corrientes animalistas parecen desechar un tradición señera en nuestra provincia, “cuna de la montería reconocida en toda España” según el presidente de la Asociación de Rehalas de Córdoba, Juan de Dios Pliego Caro que ha impartido hoy una conferencia como actividad previa a Intercaza, feria que el año pasado recibió más de 35.000 visitas.

Imagen de la conferencia "Reconquistar los valores tradicionales de la montería española y su rehala"
Imagen de la conferencia “Reconquistar los valores tradicionales de la montería española y su rehala”

“Debemos reconquistar valores y costumbres de la montería tradicional cordobesa”, explica a este periódico Pliego argumentando que hay sectores como el taurino que guardan tradiciones que se cumple a rajatabla pero, sin embargo, aunque la legislación vigente pretende preservar el equilibrio de la naturaleza, “se está desvirtuando la montería porque antes las rehalas eran la esencia de la misma y ahora se ven relegadas a garantias y exigencias”. Antes la gente era más respetuosa con el campo; ahora, las monterías cuestan de media entre 350 y 500 euros por jornada, por lo que no todo el mundo se lo puede permitir y las jornadas de caza se llenan de completos desconocidos.
Además, Pliego declara que “antes se guardaban las costumbres, vestimenta, cómo tirar una res, se respetaban campos de tiro”, algo que considera necesario trasmitir a las nuevas generaciones para que sepan la importancia de una tradición que ya ha perdido parte de su idiosincrasia como el toque de caracola y trabuco por la normativa que no se permite llevar pólvora.
Sin embargo, el montero aboga porque tanto perreros como “cazaores” deben saber cuál tiene que ser su comportamiento, respetar las vedas, las normas de las fincas y preservar siempre la naturaleza. “El montero es más respetuoso con el campo y con los animales que muchos colectivos”; “solo él siente el crujir de una rama al pasar o el sonido del animal”.
 
Mañana, los perreros reunirán a sus mejores ejemplares en una exhibición que tendrá lugar en los Jardines de la Victoria desde las 10.00 y hasta las 13.00 horas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here