El Padre Ángel aboga por dar amor y cariño a los mayores en vez de "almacenarlos" en residencias


La hermandad de la Agonía celebró en CajaSur una conferencia sobre la dependencia con el fundador de la oenegé Mensajeros de la Paz

“Las consecuencias de llegar a mayores no es ninguna tragedia, sino un motivo de felicidad”. Así ha comenzado su conferencia sobre la dependencia el Padre Ángel (La Rebollada-Mieres, 1937), fundador de la oenegé Mensajeros de la Paz, premiada con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1994.

(Conferencia del Padre Ángel sobre dependencia de los mayores en Cajasur. Fuente: LVC.)
Conferencia del Padre Ángel sobre dependencia en Cajasur. Fuente: LVC.

El Padre Ángel ha sido invitado por la hermandad de la Agonía a una conferencia en la Fundación Cajasur con motivo de la celebración de la semana solidaria de esta cofradía, cuyo hermano mayor, Carlos Recio, ha explicado que “pretendemos ofrecer una visión de la dependencia nada triste, sino resaltando el aporte de sabiduría de nuestros mayores”. Por su parte, el director de la Fundación Cajasur, Ángel Cañadillas, ha indicado que la entidad colabora con la sociedad cordobesa “para devolver en dividendo sociales su contribución financiera”.
Hechas la presentación pertinente, precisamente el día que se ha celebrado la jornada mundial sobre el Alzheimer. el Padre Ángel se ha referido a que nuestros mayores, incluso aquellos que están en residencias de lujo, lo que más necesitan es calor y cariño. “Llegar a ancianos es una bendición de Dios, por todo lo gozado” ha declarado el sacerdote muy implicado con esta realidad social, por la que trabaja en la rama Edad Dorada de ese proyecto tan misericordioso como es Mensajeros de la Paz.
Exposición "Otra mirada sobre la dependencia" de la hermandad de la Agonía en Cajasur. Fuente: LVC.
Exposición “Otra mirada sobre la dependencia” de la hermandad de la Agonía en Cajasur. Fuente: LVC.

“De los mayores se aprende todo, por eso la vejez para nosotros es la Edad Dorada”; edad de sabiduría, de experiencia, de consejos. Por eso hay que dignificar a nuestros mayores, “sin convertirlos en objetos sino en sujetos capaces”, aunque necesiten el bastón de nuestro apoyo para su día a día; “ya lo dijo el papa Francisco, no podemos tratarlos como trastos y relegarlos a un trastero a quienes nos han cuidado siendo niños”.
El Padre Ángel ha lamentado la situación de “soledad y esclavitud” que se vive en algunas residencias, donde los mayores no se mueven si no son movidos por alguien; “permanecen callados, esperando a que alguien les atienda”.
Ha lanzado un mensaje esperanzador, “porque las arrugas son bellas”. Ha abogado por cuidar de nuestros mayores tal y como ellos lo hicieron con nosotros y en el caso de necesitar ayuda residencial para su cuidado, aunque los llevemos a unas residencias de lujo, ellos necesitan que los visitemos, que les demos calor y cariño”.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here