Un año con lluvias concentradas y excesivo calor para la agricultura


Los cereales, el girasol y los cítricos no han tenido una buena temporada

Los diferentes cultivos de la provincia se han visto afectados de distinta forma, según el balance del año agrícola que ha hecho Asaja-Córdoba. Su presidente, Ignacio Fernádez de Mesa, junto al secretario general de la asociación agraria, Rafael Navas, ha valorado la situación de las principales plantaciones y siembras de la provincia.
Teniendo en cuenta el comportamiento inusual de las estaciones, con lluvias tardías y abundantes y altas temperaturas que han perdurado en el tiempo, la mayoría de los cultivos no han experimentado un buen desarrollo desde septiembre de 2015 al mismo mes de este año. Con estas condiciones, los cultivos peor parados han sido los cereales, los cítricos y el girasol, cuya producción en esta campaña está muy por debajo a la de años anteriores, con unos rendimientos medios de 500 kilos por hectárea de girasoles, frente a los 700 de 2015.

Fernández de Mesa y Rafael Navas
Ignacio Fernández de Mesa y Rafael navas hacen balance agrícola / Foto: LVZ

La concentración de lluvias en pocos días ha supuesto “una catástrofe sobre todo para los cereales, así como las altas temperaturas para los cítricos”, ha manifestado el presidente de Asaja-Córdoba. Sin embargo, las abundantes aguas de primavera dieron un respiro al olivar, un sector tan importante para Córdoba, que ha pasado un duro invierno.”Los resultados no han sido malos”, según palabras de Fernández de Mesa. La campaña de recolección cerró con una producción de 267.594 toneladas en Córdoba, cifra que supone que se ha superado la estimación realizada en otoño, cuando la Consejería de Agricultura aforó para Córdoba 251.994 toneladas, según el informe de Asaja-Córdoba.
Durante los seis meses de campaña, la provincia dio salida un total de 136.680 toneladas de aceite, habiendo producido 267.594 toneladas. Estas cifras aseguran el abastecimiento del mercado hasta la siguiente cosecha “que se espera media-baja si el tiempo no acompaña”, ha señalado el presidente de Asaja-Córdoba. Fernández de Mesa ha señalado, además, que la producción mundial de aceite ha descendido en un 8% y en cambio el consumo ha crecido en un 6%, “por lo que los precios van a venir a mantenerse en los mismos niveles”, ha manifestado.
Como dato a destacar del cultivo de cerales, el presidente de la asociación agraria ha resaltado el descenso de la producción de trigo en la provincia, alrededor de un 13%, pasando de las 207.000 toneladas en 2015 a las 179.000 de 2016. La superficie del trigo blando el año anterior fue de 31.281 hectáreas y ahora se cuenta con 22.300 en total, lo que ha supuesto una bajada del 20% de la superficie. Además, los trigos de la campiña cordobesa y en Andalucía en general han sufrido una gran plaga, Mayetiola destructor, que ha sido una de las principales causas del bajo rendimiento de esta campaña.
Con respecto al sector de la ganadería, el sector vacuno se ha mantenido en buenos precios y a pesar de la reaparición de la enfermedad de la lengua azul, los censos de reproductoras siguen siendo estables. No ha ocurrido lo mismo con el sector ovino, que sí se ha visto fuertemente perjudicado por esta afección que está ocasionando numerosas pérdidas. En cuanto al vacuno de leche, éste sigue sumido en la problemática del precio de venta y del coste de los alimentos. Al ganadero cada vez más le cuesta verle rentabilidad a su negocio. Según el informe de Asaja-Córdoba, la desaparición del régimen de cuotas no ha ayudado a garantizar un precio estable para la leche.
Por último, del análisis que sobre el último balance agrario ha hecho Fernández de Mesa, se desprende que el cerdo ibérico se mantiene con unos precios buenos, aunque se afirma que el sector está preocupado por “la enorme burocracia que tiene que soportar el ganadero y que se incrementará con la aplicación de la nueva norma de calidad”.