El Pleno rechaza suprimir las fiestas de San Rafael y la Fuensanta


Aunque el concejal de Ganemos Alberto de los Ríos insistió por activa y por pasiva que la moción laicista presentada al Pleno conjuntamente con IU no contemplaba la supresión de las dos fiestas locales del calendario oficial de la ciudad, San Rafael y la Fuensanta, lo cierto es que ambos grupos presentaron a primera hora una enmienda de sustitución -algo inédito en el Ayuntamiento– para corregirse a sí mismos un total de cinco puntos que, en su opinión, no quedaban claros en la moción original. Uno de ellos es el relativo a la incorporación de “referencias, actos y conmemoraciones de carácter civil y democrático al calendario oficial”. De los Ríos ha explicado que nunca estuvo en su ánimo la intención de suprimir las ya existentes.

Pleno laicista
Concejales del PP en el Pleno. /Foto: LVC

Los votos en contra de PP, Ciudadanos y UCOR, junto con la abstención del PSOE, propiciaron que no prosperase esta moción laicista con una batería de medidas que han generado diversas polémicas a lo largo de la semana, como la creación de fiestas civiles o la prohibición a los concejales de asistir a actos religiosos, entre otras. El debate se ha desarrollado dentro de lo previsible, quizás con la expectación de ver cómo argumentaba el PSOE una abstención que desde el principio estaba más que cantada. Este posicionamiento era clave para que quedara en la cuneta y no se aprobara una moción que, según los votantes en contra, iba en contra de las libertades así como de algunas leyes.
El teniente de alcalde de Presidencia, David Luque, fue el encargado de defender la postura de los socialistas y se centró en que desde la posición laicista de su partido entiende que éste “es un debate sensible en el que a cambio de cazar un voto se crea un problema de convivencia”. Entre las razones para no votar a favor está las relaciones que el Ayuntamiento mantiene con distintas confesiones religiosas, desde la católica hasta la islámica, pasando por otras muchas, como la evangelista con la que en breve se colaborará para la celebración en Córdoba del 500 aniversario de la Reforma.
El portavoz del PP, José María Bellido, arrancó su intervención con un llamamiento a “gobernar desde la moderación y para la mayoría”, por lo que mostró su rechazo hacia un debate “inútil y estéril que genera polémicas artificiales”. Ha indicado que los promotores de la moción “tienen una visión negativa del hecho religioso” y les propuso una laicidad positiva como fórmula de convivencia.
Pleno laicista
Concejales de IU, al fondo. /Foto: LVC

Desde las filas de Ciudadanos, José Luis Vilches, mantuvo un serio enfrentamiento con Alberto de los Ríos y con la concejal Alba Doblas a cuenta, entre otros aspectos, del origen del contenido de la moción, “un copia y pega de modelos que pone a su disposición Córdoba Laica y que no tiene ni una sola aportación, sólo corta y pega”. Este edil hizo una defensa de las libertades y mostró su respeto “por las manifestaciones religiosas allá donde se produzcan”, añadiendo que “la libertad de pensamiento está por encima de las ideologías”. En su segundo turno de intervenciones dijo, dirigiéndose a la bancada de IU y Ganemos: “Me da pena que hombres tan jóvenes como vosotros tengáis ideas tan viejas”.
Por su parte, el único edil de UCOR, Rafael Serrano, puso el dedo en la llaga al señalar que los defensores de la moción “hablan mucho de libertad pero en el fondo lo que hacen es prohibir”. Indicó que como concejales representan a todos los cordobeses y que por tanto tienen libertad para asistir a los actos que quieran sin que nadie se lo impida.
Los encargados de defender la moción, Alba Doblas y Alberto de los Ríos, insistieron en la necesidad de que España fuese un país laico y las creencias religiosas quedasen relegadas al ámbito privado.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here