Actuaciones contra la procesionaria en los pinos


El Ayuntamiento lleva a cabo en distintas zonas verdes de la capital lo que se conoce como un sistema de trampeo contra la procesionaria, que no es otra cosa que el control de la población de estas orugas, fundamentalmente de los machos, a través de unas trampas que los atraen a base de feromonas.

Árbol marcado contra la procesionaria.
Árbol marcado contra la procesionaria. /Foto: LVC

Este trabajo lo desarrollan los trabajadores de Parques y Jardines del Ayuntamiento, y actualmente se pueden ver, por ejemplo, cómo los pinos de los jardines de la Victoria y Conde de Vallellano están marcados con un aspa de color verdes para identificar aquellos donde se realiza el control de trampeo.
Esta labor se realiza en los meses estivales, que es en aquellos en los que la oruga de la procesionaria se encuentra en su fase adulta, antes de convertirse en crisálida, que depositará los huevos en las hojas de los pinos para volver a iniciar su ciclo vital. A lo largo del verano se van controlando periódicamente las trampas puestas en cada uno de los árboles y se anota el número de ejemplares que han caído en las mismas. Desde el Ayuntamiento han informado de que con el análisis de estos datos se diseña la estrategia para luchar contra la procesionaria que tanto daño causa a las personas, los animales y a los propios árboles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here