Las Escuelas Católicas temen que los recortes de la Junta reduzcan los centros concertados


Consideran además que se escudan en la bajada de la natalidad para seguir recortando en educación y piden una aclaración de la aplicación de la LOMCE

Escuelas Católicas de Andalucía (ECA), organización patronal que aglutina a la mayoría de los titulares de los centros educativos concertados de la comunidad andaluza, ha mostrado hoy su “preocupación por la sensación de improvisación en materia de política educativa con la que se inaugura el actual curso escolar 2016-17”. En Córdoba, son 52 los centros concertados, con más de 22000 alumnos lo que supone el 20% de la población escolar.
Profesor el primer día de curso. /Foto: LVC
Profesor el primer día de curso. /Foto: LVC

Los 400 centros de ECA, con sus más de 225.000 alumnos y sus 16.000 profesores y personal de Administración y Servicios, comienzan el curso con “normalidad, aunque con la preocupación de un futuro incierto por la situación de inestabilidad política, a nivel nacional, y la amenaza de posible cierre de unidades con motivo de la renovación de Conciertos el próximo año”. Todos los equipos directivos de los centros pertenecientes a ECA han estado trabajando durante el verano para que este curso, particularmente su inicio, esté bien preparado y los alumnos, desde el primer día, puedan recibir sus clases con total normalidad.
El secretario general de ECA, Carlos Ruiz, no participa del optimismo de la Consejería de Educación, pues entiende que este curso “no solamente comienza con un descontento de un sector de la pública, sino también de la concertada”. A su juicio, “la bajada de la natalidad no puede ser una excusa para recortar, ni en la red pública ni en la concertada, sino que es una oportunidad para que el Gobierno de Susana Díaz sea referente a nivel nacional, en su opción por una educación mejor que sitúe la formación de nuestros alumnos en la vanguardia, por su inclusión y calidad”.
Esta organización considera que “Andalucía no puede argumentar que, como consecuencia de la bajada de natalidad, haya que mandar a profesores al paro y privar a muchos padres de que, teniendo demanda, puedan llevar libremente al centro que consideren más adecuado para sus hijos”. “A pesar de la esfuerzos llevados a cabo por esta Consejería en los últimos años, es aún mucha la distancia que existe con otras comunidades autónomas y hay que recuperar los recortes sufridos en los cursos anteriores. Escudarse en no invertir más, aprovechando que hay menos alumnos, no es propio de una sociedad progresista y comprometida como Andalucía. Por ello, sus gobernantes tienen que estar a su altura”, subraya Ruiz.
A juicio de ECA, “menos entendible aún sería que se agudice la situación de discriminación de la red concertada con respecto a la pública por este motivo y que se aproveche la próxima renovación de conciertos para amenazar con el cierre de unidades, aunque tengan suficiente demanda. El que, hasta este momento, los centros concertados de ECA no hayan salido a la calle a protestar por esta situación de discriminación no es por falta de motivos. Espera, que en los próximos meses, exista un diálogo sincero que permita dar la respuesta adecuada a los graves problemas que tiene sobre la mesa la educación en Andalucía”.
“El diálogo, que desde aquí hemos aplaudido y valorado positivamente, impulsado por Adelaida de la Calle, debe ser más continuado y eficaz, para evitar que pueda caerse en la ineficacia y quede vacío de contenido”, insiste Carlos Ruiz. En ese sentido, el representante de ECA ha vuelto a “tender la mano al diálogo y la reflexión a la Consejería de Educación, para afrontar conjuntamente los grandes desafíos de nuestro sector: Una enseñanza de Calidad, que acoja, en igualdad de condiciones, las distintas sensibilidades de nuestra sociedad, como reflejo de una sociedad democráticamente sana y sin complejos, y responda, de manera plural, las demandas sociales”.
Por otra parte, ECA ha solicitado una aclaración sobre la aplicación de la LOMCE, ley que como hemos dicho en reiteradas ocasiones, nació sin diálogo ni consenso, sino de forma impositiva y, por consiguiente, abocada al fracaso. Una vez más, esta organización pide que “la Educación, por respeto a todos, sobre todo a nuestros alumnos, no se convierta en terreno abonado para dirimir las posibles diferencias ideológicas, aunque a veces poco confesables, de los distintos grupos políticos”.
Por último, esta patronal sigue “defendiendo la necesidad de un Pacto por la Educación que de la estabilidad necesaria a nuestro sistema educativo. Para ello es imprescindible una voluntad de diálogo y consenso de todos los partidos políticos, en los que primen los intereses generales en lugar de los partidistas. Corremos el peligro de que la palabra Pacto, que con tanta frecuencia se pronuncia en los últimos meses, quede solamente en una palabra sin contenido alguno”. A su juicio, “aunque el Pacto por la Educación corresponde a una iniciativa estatal, Andalucía tiene capacidad por su volumen, peso y tradición de tomar la iniciativa llegando a acuerdos a nivel autonómico que puedan ser germen y referente a nivel nacional”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here