Los empresarios de la zona de la Mezquita-Catedral rechazan la gestión pública del templo


La batalla por el cambio de titularidad y gestión del monumento más valioso de Córdoba continúa siendo tema de actualidad, sin embargo, los comerciantes prefieren a la Iglesia como gestora.

¿Permanecer como hasta ahora o experimentar algo nuevo?. Ésta es la pregunta que han debido plantearse los empresarios y comerciantes que viven del turismo que genera la Mezquita-Catedral, como consecuencia de la petición que desde hace tiempo vienen haciendo algunos partidos políticos y colectivos con el fin de que la titularidad y la gestión del principal monumento de la ciudad pase a ser pública.
Desde 1236 la Mezquita ha pertenecido a la Iglesia, según avalan los documentos y la legislación que rige estas cuestiones. En 2006 el Cabildo de Córdoba decidió inscribirla oficialmente en el Registro de la Propiedad.

Catedral
Foto exterior Mezquita-Catedral. / Foto: LVC

Lejos de adentrarse en un debate confuso a nivel político pero claro en el plano jurídico, algunos de los responsables y gerentes de los comercios más cercanos al edificio religioso manifiestan su opinión ante tal propuesta, resultando que prácticamente todos los consultados por este medio la rechazan y prefieren que todo permanezca como hasta ahora por la calidad de la gestión. Es el caso del propietario de la Vinoteca El Sótano, Idelfonso Torrealba. Este empresario manifiesta claramente que desea que la Iglesia continúe siendo quien gestione la Mezquita-Catedral, ya que “aunque es cierto que existe cierta polémica porque es mucho dinero el que entra ahí, todos los años se invierte en mejoras y mantenimiento y es indiscutible que está muy bien cuidada”. Cabe resaltar que el Cabildo de Córdoba, como propietario, se encarga de su mantenimiento y conservación y que la Junta de Andalucía lleva dos décadas sin destinar ninguna subvención para actuaciones de restauración de este Bien de Interés Cultural y Patrimonio Cultural de la Humanidad, algo a lo que estaría obligada por la ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español. Idelfonso, además, no tiene claro en qué beneficiaría el cambio y “eso me provoca incertidumbre”, un componente que por regla general cualquier empresario quiere evitar.
En la misma línea se manifiesta el gerente del Restaurante Los Patios, Sergio Bueno, quien afirma estar “contento con el papel que está desempeñando la Iglesia al respecto”, así como “gratamente sorprendido” con el éxito de asistencia que está experimentando el espectáculo nocturno El Alma de Córdoba,  que se viene desarrollando en el interior del templo.
Por su parte, Celia Jariol, una joven encargada de la venta en la tienda de souvenirs La Mezquita, no quiere que la situación actual se modifique “ni que la política entre en juego, porque el monumento se encuentra mejor que nunca, cuidado, limpio y bien gestionado”. Sin embargo, sí señala, que “debería ampliarse el horario de visitas” al monumento para que los turistas dispongan de más tiempo para verlo.
El contrapunto a las opiniones anteriores también existe y por ejemplo lo pone Sonia Morales, responsable de la platería Osiris quien se posiciona plenamente a favor del cambio de titularidad y gestión de la Mezquita, al considerar que “eso es algo de todos y no de la Iglesia”. Sonia se muestra molesta con los cierres imprevistos, según ella, del monumento. “Cada vez que surge algún acto litúrgico especial cierran. Si la Junta de Andalucía se encargase de su gestión creo que eso no ocurriría y ningún guía turístico se vería obligado a tener que apostar por otras rutas”, concluye.
Entre dos aguas se encuentra, en cambio, la dueña de una pequeña tienda de ropa y otros artículos situada frente a la calleja de las Flores. Su teoría es que ambas instituciones deberían converger hacia el apoyo mutuo y la colaboración. Por un lado, tiene claro que la Iglesia está desempeñando un buen papel, pero “echo en falta saber exactamente a dónde va a parar el dinero que se ingresa”. Por otro, aunque considera que si el Estado o la Junta de Andalucía lo gestionase “las cuentas podrían estar más claras”, duda que la implicación de las instituciones públicas por la conservación del monumento sea “igual al trabajo que estamos viendo y que es de admirar por parte de la Iglesia”, de ahí, su indecisión.
Comercios entorno Mezquita-Catedral
Comercios entorno Mezquita-Catedral. / Foto: LVC

La entrada para visitar la Mezquita le cuesta a un adulto 8 euros. Los niños de 10 a 14 años pagan 4 y los menores de 10 años acceden gratis, así como todo aquel que acredite que es de Córdoba. Además, de lunes a sábados inclusive, de 8:30 a 9:30 horas, salvo en los días en los que se realicen celebraciones extraordinarias, se puede visitar el templo gratuitamente, pero de forma individual y en silencio. Las reservas no las gestiona ninguna empresa privada, las lleva directamente la Iglesia. De ésto se deduce que es mucho más económico visitar la Mezquita de Córdoba, que la Alhambra de Granada, propiedad de la Junta, cuya entrada general cuesta 14 euros para cualquier adulto.
Lo cierto, es que aunque los empresarios no pueden saber a ciencia cierta lo que supondría para sus negocios que la gestión del principal foco de atracción turística pase a ser pública, lo que sí saben es que cada vez son más las personas que acuden a contemplar la belleza de uno de los monumentos más importantes de Andalucía. De hecho, 2015 se cerró con un récord de visitas al templo, llegando a rozar el 1,7 millones y previsiblemente 2016 va a terminar con un dato parecido.
No hay que olvidar el importante impacto económico que supone la Mezquita para la ciudad de Córdoba. El catedrático de Economía de la Universidad Loyola Andalucía, Alejandro Cardenete, afirmó que “si la Mezquita Catedral no existiese, Córdoba dejaría de ingresar 300 millones de euros”. Este ingreso supone según un estudio elaborado con datos de 2013, un 0,97 por ciento de la producción total de la provincia, o el 1,05 por ciento del PIB  que sería aún superior si nos centramos sólo en el caso de la capital.

2 Comentarios

  1. La Catedral, antigua Mezquita es de sus dueños, la Iglesia Católica y no lo digo yo lo dicen los documentos que lo acreditan, el que piense que no es así que acuda a los tribunales (nadie hasta la fecha acudió,por algo sera ).
    Que ingresa dinero como consecuencia de las visitas que recibe indudablemente, gracias a ese dinero esta en perfecto estado de revista.
    Esto es como afirmar que como la empresa INDITEX ingresa mucho y tiene a muchos españoles trabajando hay que hacerla publica y así de paso saber como y en que destina sus recursos
    seamos serios que estamos en pleno siglo XXI y en un estado de DERECHO

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here